Última Hora anuncia que el consumo de derivados de insectos está cada vez más cerca de ser autorizado en la Unión Europea (UE), tres años después de que la nueva regulación comunitaria sobre nuevos alimentos impulsara el desarrollo de ese tipo de productos.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) acaba de publicar su primera evaluación completa sobre una propuesta que utiliza un insecto como alimento de consumo humano, paso previo a la autorización que debe recibir de la Comisión Europea.
Esperanzador

Se trata de secar el gusano amarillo de la harina –Tenebrio molitor larva es su nombre científico–, iniciativa que fue presentada por el grupo francés EAP en 2018. Desde que en enero de ese año entrase en vigor la actualización de la citada normativa europea, la EFSA es la encargada de realizar los análisis de riesgo, sobre los que después basa su decisión la Comisión.

Cada vez hay más interés en investigar otras formas de alimentación, como lo demuestra el hecho de que en ese tiempo la agencia haya recibido 156 solicitudes de productos nuevos, de las que 39 fueron adoptadas. Solo en la categoría de derivados de insectos existen 11 casos que se están evaluando y 4 que están en la fase de comprobar si la documentación aportada está completa antes de ser revisada.

El del gusano amarillo de la harina fue el único que por ahora culminó el proceso de evaluación con un resultado esperanzador: la EFSA considera que comer ese insecto seco es seguro bajo los usos y niveles de uso propuestos.

Para llegar a esa conclusión, el científico del equipo de Nuevos Alimentos de la EFSA Ermolaos Ververis explicó que estudiaron a fondo el expediente de solicitud presentado por la empresa, centrándose en la información sobre el uso y nivel de uso propuesto, el contenido nutricional, la estabilidad del producto, la historia de su utilización y otros datos sobre toxicidad o alergias.

El equipo de expertos en nutrición, alimentos nuevos y alérgenos de la EFSA constató que el consumo de ese derivado de gusano puede causar reacciones alérgicas en sujetos con alergia a los crustáceos y los ácaros del polvo. Muchas alergias están relacionadas con las proteínas, por lo que se estudió si dicha ingesta puede desencadenarlas.