Los gatos adoran arañar cosas, y si bien parece que lo hacen por gusto, también lo hacen por necesidad, pues necesitan afilar sus garras para mantenerlas sanas; sin embargo, no por esto debemos permitirlo, y el animal debe entender que no está bien.

Lo principal y más evidente que puedes hacer, es comprarle un buen rascador o incluso hacerlo tu mismo, para esto puedes cubrir las patas de la mesa con un poco de cuerda, lo que resulta sencillo y llamará su atención.

Para hacer más atractivo este nuevo juguete, puedes intentar colocar vegetación cerca, no necesariamente debe ser natural, solo aparentar que nuestra mascota se encuentra en un terreno completamente silvestre, pues como sabemos, guardan un instinto cazador muy activo.

Es muy importante que nunca regañes a tu felino, pues esto puede ser motivo de estrés y ansiedad, lo que resultará en más muebles rasgados; en esta ocasión será necesario que le des un poco más de espacio y lo conozcas mejor.

Recordemos que el acto de afilar sus garras es completamente instintivo y natural, y no podemos regañar al gato por comportarse como gato, ¿verdad? La paciencia en el proceso de aprendizaje siempre es clave, y en este caso no es la excepción.

Date tiempo para cortar sus uñas al menos una vez a la semana, ya sea que lo hagas tú mismo o que lleves a tu mascota a una estética animal; esto no solo hará menores los daños a tus muebles, sino que también será una inversión en su salud y bienestar.