La amante del expresidente boliviano, quien tenía 14 años cuando se hizo «novia» de Morales, huyó el miércoles con su familia a Argentina ayudados por un oficial del Ejército. En Bolivia se condena la pedofilia hasta con seis años de prisión, una nueva acusación que pende contra Evo Morales, prófugo de la justicia. La Fiscalía también busca la extradición de la joven y su familia, acusados de corrupción

El romance ha sido demostrado por las comunicaciones que han mantenido a lo largo de cinco años, donde la jovencita le decía «Evito» en sus mensajes de WhatsApp, a los que Evo Morales respondía con llamadas telefónicas para no comprometerse a la hora en que, como hoy, reventara el escándalo.

Eran mensajes amorosos algunos y otros de carácter sexual. De hecho, la joven Noemi M. – como la señalan en la prensa-, viajó varias veces a Argentina con su familia para visitar a Morales -asilado en ese país-, viajes demostrados por la Fiscalía boliviana así como las cientos de llamadas que han mantenido ambos durante cinco años, comunicación que se inició cuando ella tenía solo 14 años.

En la investigación policial hay registradas 348 llamadas perdidas efectuadas desde el teléfono personal de Evo Morales en Buenos Aires hacia la adolescente, llamadas que se produjeron entre el 4 de marzo y el 7 de julio de 2020.

También figuran varios mensajes cuyo contenido rozan lo sexual. El 29 de mayo de este año, la joven escribió a Evo Morales: “Mi amorcito, el día de mi regla siempre quiero que me trates como a una mujer embarazada, ¿si?”. Seguidamente Evo llamó cuatro veces a la joven, tal y como consta en el registro de llamadas telefónicas.

La denuncia fue destapada inicialmente por el periodista de OK.Diario Alejandro Entrambasaguas, quien publicó hace poco en su Twitter una escena de Morales jugando fútbol en Argentina junto a su novia, hoy de 19 años.

Según el Código Penal boliviano, si Evo Morales mantuvo alguna relación sexual con una menor de edad podría haber cometido delito de estupro, el cual es penado de tres a seis años de prisión. De hecho, la vicepresidenta del Senado de Bolivia, Carmen Eva Gonzáles, denunció ante la Fiscalía a Evo Morales por el delito de pedofilia, basada en los cientos de registros policiales y copias de tickets de avion, que demuestran claramente la relación entre ambos.

«El 25 de diciembre del año pasado, la joven Noemí, que se encontraba en Buenos Aires junto a Evo Morales, invitó a su hermana Rosario a pasar unos días con ella. Cuando su hermana llegó a Argentina, la joven Noemí, que se encontraba haciendo unas compras en la ciudad, le pregunta a Rosario dónde se encontraba», dice el informe policial publicado hoy en la prensa de Bolivia.

«La hermana envió esta ubicación. Esta localización es la dirección exacta del palacete de la calle Conesa donde Evo Morales está viviendo en Buenos Aires. De esta manera, se confirma que en los viajes que tanto la joven Noemí como su hermana realizaron a Argentina, ambas se quedaban a dormir en la casa del expresidente boliviano».

En la investigación policial también consta un viaje llevado a cabo el 27 de febrero de este año que hicieron Evo Morales y la joven Noemi hacia la ciudad turística de Ushuaia, al sur de Argentina. Los billetes de avión demuestra que Evo Morales viajaba en el asiento 3-C y la adolescente en el 11-A. «Este hecho se produjo por una decisión que tomó el equipo de seguridad del expresidente boliviano para evitar que Evo Morales llamara la atención viajando solo con una niña».

El martes, el viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, informó a la prensa que el 14 de julio la Policía descubrió que una vagoneta de la Gobernación de Cochabamba estaba siendo utilizada para fines particulares por la familia de Noemí.

“El chofer y las otras dos personas fueron remitidas al Ministerio Público, que pidió detención preventiva, pero el juez ordenó detención domiciliaria y ese mismo día, toda la familia fue trasladada a la Argentina con la ayuda de un militar que está plenamente identificado, un capitán que será procesado internamente”, explicó Issa.

Los integrantes de la familia de la presunta pareja de Evo Morales, Noemí M., ahora son investigados por el presunto delito de uso indebido de bienes del Estado y deben ser extraditados ya que están imputados por delitos que no son de orden político, dijo a la prensa el coronel del Ejército y abogado Jorge Santistévan.

“No necesariamente se extradita a quienes cometen delitos de lesa humanidad, sino también por crímenes o delitos comunes perseguidos por la justicia ordinaria, por tanto si se imputa a Noemí, su hermana y otros familiares, puede proceder a la extradición si estuvieran en el exterior; primero porque no existe persecución política, ellas estaban utilizando indebidamente un bien del Estado y porque ningún país puede ser cómplice al proteger a personas buscadas por la justicia de otro Estado”, aseguró.