Las autoridades españolas desarrollan este lunes una operación en las oficinas y propiedades de Raúl Morodo, exembajador de España en Caracas, por el presunto blanqueo de capitales de unos cuatro millones de euros provenientes de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Cuatro personas han sido detenidas hasta ahora, entre ellas, Alejo Morodo, hijo del exdiplomático. La acción es llevada a cabo por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía Nacional española por orden de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción, recoge Europa Press.


El también catedrático de Derecho Constitucional es reclamado por las autoridades por presuntos delitos de corrupción en las transacciones internacionales y por supuestos trabajos de asesoría legal a la principal petrolera venezolana, que posteriormente fueron blanqueados a través de testaferros en Panamá y otros países latinoamericanos.

Morodo se desempeñó como embajador de España en Venezuela entre 2004 y 2007, durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.