¿Existe otra capa terrestre?

316

Una capa de roca previamente desconocida en el manto terrestre podría existir a 1,500km bajo nuestros pies. De ser cierto,  revolucionaría nuestro entendimiento actual sobre la estructura interna de la Tierra y explicaría fenómenos que durante años han desconcertado a los geólogos, como los inusuales terremotos que se originan en las profundidades del manto y el misterioso estancamiento de algunas porciones de las placas tectónicas a esta profundidad.

El geólogo Lowell Miyagi, de la Universidad de Utah en Estados Unidos, y sus colegas realizaron el descubrimiento de la capa rocosa. Sugieren que esta resistente barrera se localiza aproximadamente a la mitad del manto inferior y atrapa temporalmente a las placas subductantes.

Los investigadores descubrieron que los minerales principales del manto terrestre, la bridgmanita y el ferropericlase, pueden transformarse y endurecerse bajo gran presión. A una profundidad de 1,500Km, la dureza del ferropericlase se triplica.

La presencia de esta capa rocosa también podría disminuir la cantidad de calor del núcleo terrestre que emana hacia fuera, por lo que la temperatura interna de la Tierra podría ser mucho más alta de lo que se pensaba. Miyagi calcula que podría ser hasta 600 °C más caliente de lo que indican las estimaciones convencionales.

Si bien el descubrimiento aún debe ser comprobado, es un claro ejemplo de cómo aún queda mucho por descubrir en nuestro planeta. El estudio ha sido publicado en Nature Geoscience.

Una capa de roca previamente desconocida en el manto terrestre podría existir a 1,500km bajo nuestros pies. De ser cierto,  revolucionaría nuestro entendimiento actual sobre la estructura interna de la Tierra y explicaría fenómenos que durante años han desconcertado a los geólogos, como los inusuales terremotos que se originan en las profundidades del manto y el misterioso estancamiento de algunas porciones de las placas tectónicas a esta profundidad.

El geólogo Lowell Miyagi, de la Universidad de Utah en Estados Unidos, y sus colegas realizaron el descubrimiento de la capa rocosa. Sugieren que esta resistente barrera se localiza aproximadamente a la mitad del manto inferior y atrapa temporalmente a las placas subductantes.

Los investigadores descubrieron que los minerales principales del manto terrestre, la bridgmanita y el ferropericlase, pueden transformarse y endurecerse bajo gran presión. A una profundidad de 1,500Km, la dureza del ferropericlase se triplica.

La presencia de esta capa rocosa también podría disminuir la cantidad de calor del núcleo terrestre que emana hacia fuera, por lo que la temperatura interna de la Tierra podría ser mucho más alta de lo que se pensaba. Miyagi calcula que podría ser hasta 600 °C más caliente de lo que indican las estimaciones convencionales.

Si bien el descubrimiento aún debe ser comprobado, es un claro ejemplo de cómo aún queda mucho por descubrir en nuestro planeta. El estudio ha sido publicado en Nature Geoscience.