Raymone K. Bain, exmanager de Michael Jackson, anunció la existencia de un testamento que el icono del pop habría hecho en 2006, si bien el documento no ha podido ser localizado. En caso de que apareciera, el testamento fechado en el año 2002 podría haber sido reemplazado.

La que fuera manager del artista y gerente general de Michael Jackson Company, ofreció este jueves en Washington una conferencia de prensa de 25 minutos transmitida en vivo, en la que hizo varios anuncios acerca del Michael Jackson, fallecido en 2009, así como de su legado.

El anuncio principal tuvo que ver con la supuesta existencia de un testamento en el que según Bain, Jackson «describió minuciosamente cómo quería que se preservara y mantuviera su legado». Aunque admitió que no sabe dónde está, la exmanager dijo que espera que apareciera.

«He deseado, he esperado y he rezado para que el testamento de Michael Jackson, fechado el 6 de octubre de 2006, sea encontrado, revelado, descubierto, caído del cielo», dijo la exvocera del cantante.

En su comparecencia, Bail dijo que Jackson, al que calificó de «metódico, minucioso y preciso», sabía con detalle qué hacer con su fortuna, si bien en los 10 años transcurridos desde su muerte no se ha sabido de ninguna donación o de ninguna contribución importante hecha a su nombre o a alguna organización que haya sido nombrada por él.

En la rueda de prensa Bail también anunció que planea crear de una fundación benéfica a nombre del difunto cantante con el objetivo de defender y promover su legado. El nombre de la fundación, según anunció Bain será «Fundación del Legado de Michael Jackson» (MJ Legacy Foundation, en inglés).

Por último, la exayudante del cantante aprovechó para defender a Jackson de las acusaciones vertidas en su contra, en especial tras el estreno a primeros de este año del documental ‘Abandonando el País de Nunca Jamás’ (Leaving Neverland, en inglés), en el que se lo acusa de haber abusado de sexualmente a menores. En este sentido, argumentó que desde su muerte Michael Jackson solo ha sido una víctima, una y otra vez, y que ya era el momento de parar.

Mientras tanto, los encargados del patrimonio del artista aseguran que Bain no estaba autorizada a obrar en nombre del patrimonio de Michael Jackson ni a utilizar su nombre para fines caritativos o para sus propios fines comerciales, informa The Independent.