Explota una carta-bomba en las oficinas del FMI en París

847

Una persona ha resultado herida de gravedad en el rostro y las manos después de la explosión de un sobre en la sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) de París este jueves por la mañana. Según el presidente de la República, François Hollande, el acto se trata de un «atentado» y la víctima se encuentra «entre la vida y la muerte».

El sobre tenía como destino el número 66 de la avenida de Iéna, en el edificio que el FMI comparte con el Banco Mundial en el distrito XVI de la capital Francesa. Varias personas han sido evacuadas «por precaución».

La deflagración de este sobre llega un día después de que el Ministerio de Finanzas alemán recibiera el miércoles un sobre con material explosivo, sin que llegara a estallar.

El correo iba destinado al jefe de la oficina europea del FMI, ha explicado el prefecto de policía de París, Michel Cadot, que se ha desplazado al lugar de los hechos. En cuanto al paquete, que había llegado por correo, ha indicado que «parece un artefacto pirotécnico o un petardo».

En el momento de la explosión había tres personas en la oficina. La investigación se ha encargado a los servicios secretos y a la Policía Judicial.

En una primera reacción antes de que se conocieran los detalles del suceso, el presidente francés, François Hollande, dijo que había que hablar de «atentado, no hay otras palabras», y que, «más allá de la solidaridad» con la persona herida, «tenemos que encontrar a los culpables y lo haremos con obstinación y hasta el final».

El grupo anarquista griego Conspiración de Células de Fuego ha reivindicado este jueves la responsabilidad por el envío ayer de un paquete con material explosivo al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, según informa el diario griego ‘Kathimerini’.

En un mensaje publicado en la página web anarquista griega Indymedia Athens, Conspiración de Células de Fuego ha dicho que este envío es el «segundo acto» de una operación que ha bautizado como ‘plan Némesis’ y que empezó en diciembre, cuando el grupo reivindicó que había envenenado una partida de bebidas en varios supermercados.

«Asumimos la responsabilidad por enviar el paquete bomba al ministro de Finanzas alemán», ha afirmado el grupo anarquista griego, antes de señalar que próximamente difundirá un comunicado más extenso.

Según el diario griego ‘Kathimerini’, el paquete iba dirigido a Schauble y ponía como remitente la oficina del vicepresidente del partido conservador Nueva Democracia, Adonis Georgiadis.