Fiat Chrysler Automobiles (FCA) confirmó sus planes de inversión total de US$4.5 mil millones en cinco de sus plantas existentes en Michigan, así mismo, se trabajaría con la ciudad de Detroit y el estado de Michigan en la construcción de una nueva planta de ensamblaje dentro de los límites de la ciudad. La medida aumentaría la capacidad de producción para satisfacer la creciente demanda de las marcas Jeep y RAM, incluida la creación de dos nuevos productos de Jeep y modelos electrificados de la misma marca. Es de resaltar que, con la elaboración de los proyectos propuestos, se generarían cerca de 6.500 nuevos empleos en Estados Unidos.

Las acciones de la planta se enfocan en la realineación de fabricación en EE.UU., proceso que FCA inició en el año 2016. En respuesta a un cambio en la demanda de los consumidores de SUV y camionetas, la compañía suspendió la producción de vehículos compactos y las plantas de reacondicionamiento en Illinois, Ohio y Michigan para aprovechar al máximo la capacidad disponible para expandir las marcas Jeep y RAM. Los resultados de esas acciones se han visto reflejados en los recientes lanzamientos del nuevo y galardonado Jeep Wrangler, la nueva RAM 1500 y la introducción del miembro más nuevo de la familia Jeep: el nuevo Jeep Gladiator 2020, presentado en el Auto Show de los Ángeles el año anterior.

“Hace tres años, FCA estableció un curso para aumentar la rentabilidad en función de la solidez de las marcas Jeep y RAM, al realinear las operaciones de fabricación en EE. UU.”, con este paso que daremos, permitimos que Jeep ingrese en dos segmentos de espacios en blanco que ofrecen oportunidades de margen importantes, así mismo, se permitirá el desarrollo de nuevos productos Jeep electrificados, incluidos al menos cuatro vehículos híbridos enchufables y la flexibilidad para producir vehículos completamente eléctricos con batería”, aseguró Mike Manley, Director Ejecutivo de FCA NV.

Detalles de la inversión de la planta.

FCA invertiría US$1.6 mil millones para convertir las dos plantas que conforman el “Complejo de Motores de Mack Avenue”, en el futuro sitio de ensamblaje para el JeepGrand Cherokee de próxima generación, así como un nuevo Jeep SUV de tamaño completo de tres filas y modelos híbridos enchufables (PHEV), creando 3.850 nuevos trabajos para respaldar la producción. La compañía planea comenzar la construcción de las nuevas instalaciones de Detroit a finales del segundo trimestre de 2019, y se espera que los primeros vehículos de tres filas salgan de la línea para finales de 2020, seguidos por el nuevo Jeep Grand Cherokee en el primer semestre de 2021.

Así mismo, la planta de montaje ‘Jefferson North’ recibiría una inversión de US$900 millones para rediseñar y modernizar las instalaciones con el objetivo de construir el Dodge Durango y Jeep Grand Cherokee de próxima generación, generando así la creación de 1.100 nuevos empleos.

Por su parte, la renacida instalación de Mack sería la primera nueva planta de ensamblaje que se construirá en la ciudad de Detroit en casi tres décadas. En 1991, Jefferson North fue la última nueva planta de ensamblaje construida en la ciudad. Cuando se complete, Mack se unirá a Jefferson North como las únicas plantas de ensamblaje automotriz ubicadas completamente dentro de los límites de la ciudad de Detroit.

Los motores Pentastar de 3.6, 3.2 y 3.0 litros, actualmente construidos en Mack I, serían reubicados en la ‘Planta de Motores Dundee’ como parte de una inversión de US$119 millones. La producción de Pentastar en Mack I terminaría para el tercer trimestre de 2019. Mack II ha estado inactivo desde que cesó la producción del V-6 de 3.7 litros en septiembre de 2012.

De otro lado, FCA también confirmó la inversión en ‘Warren Truck’ para actualizar la producción del nuevo Jeep Wagoneer y Grand Wagoneer, anunciado en el año 2017, -junto con sus contrapartes electrificadas-, aumentaría a US$ 1.5 mil millones, (se espera que la producción se inicie a principios de 2021). Además de los nuevos modelos Jeep, la planta continuará construyendo la RAM 1500 Classic y con esto, se espera que se agreguen 1.400 nuevos empleos. Como resultado de este anuncio de inversión, la producción del nuevo RAM Heavy Duty continuará en su ubicación actual en Saltillo, México.

Realineación de las operaciones de fabricación de FCA en EE. UU.

En los últimos dos años, FCA ha realineado la producción en cuatro plantas en Illinois, Ohio y Michigan para aumentar la capacidad del JeepCherokee, Jeep Wrangler y el vehículo de trabajo liviano RAM 1500, y creó capacidad de fabricación adicional para el JeepGladiator en Ohio.

En total, FCA se ha comprometido a invertir cerca de US$14.5 mil millones en sus operaciones de fabricación en EE.UU., creando cerca de 30.000 nuevos empleos desde junio del año 2009.