Según un balance publicado el martes 18 de diciembre por Reporteros Sin Fronteras (RSF). “Un total de 80 periodistas fueron asesinados por el ejercicio de su profesión durante este año en el mundo. Se trata  de asesinatos, de encarcelamientos, de secuestros o de desapariciones forzadas, en 2018 se registró un claro aumento de los actos de violencia cometidos contra periodistas en el mundo”. señaló el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

La libertad de expresión en muchos países vive enjaulada, el atropello que viven los periodistas es injustificable, especialmente en los países donde respira la tiranía, ejemplo vivo es lo que ha sucedido en estos últimos meses en Nicaragua, el periodista que en  Nicaragua trasmite la verdad, es  encarcelado  y acusado de ser  “delincuente, terrorista y golpista”.

Si viviríamos en un mundo ausente de información, viviésemos en un mundo de minúscula y descolorida respiración, la buena información es como alimento, aire y agua que le da sentido a nuestro coexistir…

Antes de asesinar a un periodista, debes de asesinar las acciones de tu pasado, antes de mandar a matar a un reportero, debes de matar tus negras ideas, fusilar a quien descubre la verdad,  o dice la verdad es auto-dispararse simultáneamente al corazón.

Cualquiera puede ser periodista, pero no cualquiera puede ser excelente periodista. Es preocupante (que ciertos gremios de la sociedad), impidan que los comunicadores hagan su labor tal como debe ser, de informar siempre la verdad, el buen periodista nunca debe callar la realidad que conoce, el magnífico reportero es abogado de la ciudadanía, es un embajador del pueblo, nunca debe estar a favor de los corruptos, porque los corruptos en cualquier instante pagarán sus malas acciones y tú naturalmente también irás con él por ser su mayor  cómplice.

El periodismo es para el valiente, es para el justo, es para el de íntegro corazón. Felicidades para los excelsos periodistas, que diariamente nos están entregando informaciones verdaderas, Felicidades; hombres, mujeres, jóvenes y adultos, que en diferentes áreas del periodismo viven ejerciendo ésta solemne profesión.

Los buenos periodistas actualmente  viven  en un mundo inundado de preocupaciones, cada día más comunicadores que trasmiten la realidad, corren el peligro de ser asesinados, encarcelados o secuestrados por gremios, que detestan que les denuncien sus perversas acciones, odian al reportero que le transmite a la población información auténticamente leal…

Uno de los gratos privilegios del periodista es que se relaciona con toda clase de persona, conoce diversas culturas e innumerables y fantásticos lugares, el periodista es tienda de información, los auténticos periodistas son luz en la oscuridad de la sociedad y los falsos son eterna tiniebla. ¡Que vivan por siempre los grandes profesionales, que nos guían por el resplandeciente camino de la información verídica!.

Marcel Socías Montofré, es un periodista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad de Chile. Es poeta, escritor y guionista, nació en Santiago de Chile el 19 de febrero de 1969. Es uno de los periodistas contemporáneos más eminente de Latinoamérica, se ha destacado por laborar  en diferentes medios de comunicaciones nacionales e internacionales, ha trabajado para diferentes secciones como (deporte, crónica, política, espectáculo y temas emergentes). También ha sido guionista para la televisión Nacional de Chile.

Marcel, es un periodista que se ha lucido promoviendo el arte y la cultura de la región latinoamericana, ha sido corresponsal de la Agencia Alemana de Prensa (DPA).  Corresponsal de España para revistas Cosas, actualmente es corresponsal del periódico ‘Al Rojo News’ de Nueva York. Es autor de la obra de teatro: “Quien mató a Gaete”. ha publicado muchas obras literarias,  y ha sido galardonado, con el concurso de cuentos breves de la Universidad Central de Chile.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta