Festivales, música y turismo: un sinónimo de marca país en Colombia

529

En Colombia es común tener la oportunidad de visitar algún festival musical de cualquier género en las principales ciudades o en las diferentes regiones. Un estudio de Ostelea, Escuela de Management en Turismo, da un panorama respecto a este tema y en el que se resalta el caso de la campaña ‘Colombia, Siente el Ritmo’, de ProColombia.

Según el análisis de Ostelea, en el contexto latinoamericano, Colombia se diferencia al centrar la promoción de su marca-país con la música; iniciando en 2017 con ‘Tierra de Sabrosura’, como una campaña que hizo hincapié en los 1.025 ritmos del país, algunos de ellos de los llanos, la marimba o los cantos tradicionales del Pacifico, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 2019 evolucionó a ‘Colombia, Siente el Ritmo’.

Una primera línea que manejó el país fue ‘El riesgo es que te quieras quedar’, que ponía en relieve los contrastes, el exotismo y la diversidad, sin ocultar algunas problemáticas como el conflicto, pero aprovechando factores que no podían ser asociados a la imagen del país de manera negativa.

Al momento del lanzamiento de la campaña en 2009, los visitantes extranjeros habían pasado de 624.990 en 2003 a 1.222.102; convirtiendo al turismo en el tercer sector de la exportación, con una tasa promedio de crecimiento anual de 18% (OMT, 2009).

Al respecto, Elsa Soro, docente de Ostelea, informó: “Es positivo tener a los festivales musicales como instrumento de potencialización del turismo, un análisis de cinco estudios de mercado liderados por ProColombia sobre la percepción global del país, así lo revela y permitirá proyectar aún más a Colombia a nivel internacional, es acertado usar la música como eje vertebral de la promoción”.

Así mismo, Soro destacó que la elección de la música como centro de la imagen de marca-país se debe al extraordinario patrimonio musical, así como al gran número de artistas y grupos musicales conocidos a nivel internacional como Shakira, Carlos Vives, Juanes, Bomba Stereo, Maluma, Sebastián Yatra, Herencia de Timbiquí, Cholo Valderrama, Maía y Chocquibtown, entre otros. Además, asegura que Colombia ha registrado en los últimos años un crecimiento de las empresas asociadas a la música.

Iniciativas como el Clúster de la Música de Bogotá, impulsada por la Cámara de Comercio de la ciudad y con la misión de posicionar a la Capital como la ‘Music City’ de Latinoamérica, demuestran el buen estado de la industria a nivel nacional.

El deleite de la música en vivo

Según datos de la Cámara de Comercio de Bogotá, la música en vivo es un escenario en expansión. Las cifras de la Cuenta Satélite de Cultura de Bogotá, revelan que la industria pasó de los 22.968 millones de Euros en 2014 a 63.988 millones de Euros en 2017, otras cifras que se deben sumar para ejemplificar el buen ambiente son:

 

El informe advierte que el recaudo general se debe -en gran medida- a la presencia a las giras de artistas, producciones o musicales como: The Rolling Stones, Madonna, Cirque du Soleil, Stereo Picnic, Sonar, Mamma Mía y Disney on Ice.

Con respecto al informe del recaudo por ciudad, se observa que Bogotá se lleva gran parte de la torta:

“Como lenguaje y forma de expresión universal, la música puede incentivar los viajes, poner en valor los patrimonios y las tradiciones locales, fomentando la industria turística y representando una fuente de revalorización de los destinos que albergan festivales musicales y otros eventos ligados a la industria. El suceso del turismo musical en los últimos años se debe -por lo tanto- a la afortunada sinergia entre gestión del patrimonio e industrias culturales, además del auge del factor existencial en la industria de los viajes”, concluyó Soro.