Entre las definiciones, se puede decir: «una fiesta es una reunión de personas para celebrar un acontecimiento o divertirse»; por lo tanto, es un contrasentido pensar que estos jolgorios se conviertan en un peligro para la vida humana. Infortunadamente, en la historia de Colombia dicho razonamiento no tiene esa lógica. Hechos y estadísticas demuestran que «nuestras fiestas» son un auténtico peligro. Hijos huérfanos, cónyuges viudos, tragedias económicas, afectivas y sociales en los hogares, hasta colapso de las entidades sanitarias, dejan algunas fiestas. Sobre las causas, tanto sociólogos como especialistas han aventurado varias hipótesis; incluso la revista Semana de septiembre de 2007 publicó la aparición de los «Violentólogos”: «toda una generación de intelectuales que defendió la idea de que la violencia en Colombia se debía a unas causas objetivas», publicó. Por el momento dejemos que sigan escudriñando las razones de la violencia que afecta a Colombia, ya que de lo que se trata ahora es de reflexionar en lo que sucede en las fiestas. El Instituto Nacional de Salud (INS) reveló que los lesionados con pólvora en las fiestas de fin de año, o sea del 31 de diciembre de 2018 al 1 de enero de 2019, fue de 208, con una disminución del 27,2 % en relación con 2017, pero un total de 753 personas quemadas con pólvora dejó el diciembre/18, cuando diciembre/17, fueron 731. En total 275 menores de 18 años y 478 adultos fueron lesionados en el país. La manipulación de pólvora sigue siendo en el 62,5 % de los casos la actividad causante de las lesiones y un 23,4 % el ser observadores. Las lesiones más frecuentes son las quemaduras –en más del 90 % de los casos– y las laceraciones –en más del 70 % de los registros–. Los totes y voladores son los artefactos que más daño han causado, dice el informe del INS.

Por su parte, Hilda Gómez, directora de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, reveló que «Los días con mayores accidentes de tránsito son los de ‘fiesta y animación’. El 1 de enero de 2018, 38 personas fallecieron por accidentes de tránsito en Colombia. El 24 de diciembre pasado hubo 36 víctimas, el 25 de diciembre, 34, y el 31 de diciembre, 24». Además, hizo una comparación: «Los accidentes de tránsito este mes de diciembre en Colombia dejaron más muertos que el tsunami en Indonesia: Mientras que por la reciente tragedia natural fallecieron 426 personas, los siniestros viales entre el 1 y 26 de diciembre/18 dejaron 452 víctimas en el país». Así mismo, el ministro de Salud y Protección Social, Juan Pablo Uribe Restrepo, indicó que en Colombia hay cerca de 19 muertes al día por incidentes viales, con cifras al pasado 30 de septiembre. Señaló que en el 2016 fallecieron 7.355 personas en accidentes de tránsito en Colombia. En 2017 fueron reportados 46.869 casos atendidos por accidentes de transporte, de los cuales 6.754 murieron. Lo anterior sin contar los casos de las riñas que solamente en el Día de la Madre en mayo pasado dejaron 28 muertos y más de 3.000 enfrentamientos violentos.

Intolerancia, falta de cultura, desacato a las normas de convivencia, utilización de sustancias psicoactivas –entre ellas el alcohol–, de todo un poco, para un drama que los colombianos estamos obligados a resolver y superar. Lo grave es que desde el gobierno solo se receta ¡más de lo mismo!

Por: José Arlex Arias Arias
Comunicador Social – Periodista
José Arlex Arias Arias