Esta semana será la de mayor cambio en Cuba desde la Revolución de 1959, luego de que el presidente Raúl Castro deje la presidencia de ese país tras casi 60 años de opresión.

El Consejo de Estado de Cuba ha anunciado que la nueva Asamblea Legislativa se constituirá el miércoles, un día antes de lo que estaba previsto, con la misión prioritaria de designar a un sucesor en la Presidencia.

El posible sustituto de Castro es el actual vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, un comunista quien estaría en el poder hasta el 2021, siendo ese año en el que se complete una transición de poder.

Cuando Fidel Castro anunció el triunfo de la Revolución, Cuba era uno de los países más desarrollados de América Latina, exportaba azúcar, tabaco y café. Sin embargo, el 30% de su población estaba en situación precaria, lo que permitió el ascenso de Fidel en el poder.

El pueblo y su idea de salir del yugo dictatorial de Fulgencio Batista dieron fama a los Castro, hasta que comenzaron las expropiaciones a habitantes y empresarios estadounidenses. Mas tarde el Estado era el único proveedor de bienes y servicios que pronto llevaron a una dependencia total.

En 2014 ocurre un histórico acercamiento a Estados Unidos propiciado por Barack Obama.

Con la muerte de Fidel, en 2016, reavivaron vientos de cambio que fueron frenados por Donald Trump cuando regresó a la antigua política de enfrentamiento.

Con información de La Información.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente