Fintech, el término anglosajón que surge de unir la primera sílaba de las palabras Finance y Technology, hace referencia a todas las empresas de servicios financieros que hacen uso de las nuevas tecnologías para ofrecer sus productos y servicios.

Su valor añadido reside en la innovación y su crecimiento apunta al alza. Prueba de ello es, por ejemplo, la búsqueda realizada de la propia palabra “Fintech”, la cual, como observamos en la siguiente imagen, apenas suscitaba interés hace tan solo cuatro años.

Según los datos extraídos del Informe Especial Fintech, hecho por DBK del observatorio sectorial de Informa, fue en 2014 cuando estas empresas de innovación financiera comenzaron a adquirir cierta relevancia en el mercado, moviendo cerca de 35 millones de euros. Dos años después, en 2016, la cifra aumentó hasta los 206 millones de euros. ¡Y sigue creciendo! Se espera que para este año, estas empresas canalicen operaciones por valor de 880 millones de euros.

Con este baile mareante de cifras astronómicas, nos proponemos entender qué entendemos por Fintech, qué tipo de empresas encontramos en el mercado y cómo están aplicando esta innovación, no solo a sus productos y servicios, sino también a la manera de darse a conocer de forma tan exponencial. Un adelanto: el marketing y la publicidad ayuda a lograrlo, también tratado de forma disruptiva.

¿Qué entendemos por Fintech?

Recurrimos a Wikipedia para ver cómo describe la palabra Fintech. En español, ‘Tecnología Financiera’, define: “es una nueva industria financiera que aplica la tecnología para mejorar las actividades financieras. Fintech son las nuevas aplicaciones, procesos, productos o modelos de negocios en la industria de los servicios financieros, compuestos de uno o más servicios financieros complementarios y puestos a disposición del público vía internet”.

De la anterior definición podemos extraer que se trata de un concepto aglutinador de diferentes tipos de empresas, cuyos ejes comunes son las finanzas y la tecnología. Este conjunto trata de aportar nuevas ideas, reformulando el sector mediante las aplicaciones móviles, el big data, la inteligencia artificial, etc.

Otra de las claves del sector es hacer su acceso más fácil y sencillo al público, ampliando así el número de personas y empresas que hagan uso de las Fintech. En resumen: una democratización también de las finanzas.