Ford Mustang 2018, el ponycar sigue evolucionando

395

A solo unos años de la aparición de la sexta generación del icónico Mustang, Ford ha decidido actualizarlo para su aparición como año modelo 2018.

Aunque el diseño del muscle car luce bastante moderno, el medio ciclo de vida lo ha orillado para recibir una cirugía plástica. Pero junto a esta operación que le permite obtener una carrocería más aerodinámica, el Mustang 2018 dice adiós al motor V6. Por increíble que parezca este deportivo reconocido desde sus orígenes por tener corazones con seis y ocho cilindros ya no estará disponible con la mecánica de 3.7 litros. Esto suena lógico luego de que el cuatro cilindros EcoBoost lo sobrepasaba en poder y eficiencia, por lo que no era necesario tener un motor que fuera más grande pero en cifras fuera menos.

Con esta medida, la gama de motores del Mustang 2018 queda integrada por el cuatro cilindros turbo de 2.3 litros y 310 Hp y el V8 de 5.0 litros con 435 Hp. Además de este par de opciones y el Shelby GT350 con el 5.2 litros, es un hecho que más adelante ahora si veremos al arrogante Shelby GT500.

Más agresivo

Pero bueno, dejando a un lado la parte mecánica, el deportivo más vendido del mundo ofrece una carrocería más agresiva. Aunque la mayoría de los facelift únicamente están enfocados en el rediseño de ciertos elementos estéticos, las mejoras en el Mustang 2018 también incluyen perfecciones en el coeficiente de resistencia por lo que la aerodinámica es mayor.

Otro punto a destacar de la actualización de la sexta generación del muscle car es la postura agresiva del frente originada principalmente por la nueva imagen de los faros. Asimismo, esta evolución trae consigo una parrilla más ancha y un capot 20 mm más bajo.

Esta misma labor de perfección en la parte delantera del Mustang 2018 fue realizada en la zona posterior, por lo que ahora el histórico coupé ve la llegada luces en forma de C, pintura negra para el difusor y un nuevo spoiler para la versión GT.

Más tecnología

Siguiendo los pasos del Audi R8, BMW Serie 4 y el recientemente probado Peugeot 3008, el nuevo Mustang tiene como opción un cuadro de instrumentos digital de 12 pulgadas que suple a los clásicos indicadores con agujas. Igualmente equipa un nuevo sistema de escape de la válvula activa que permite al conductor ajustar la resonancia del V8. Por el lado de la seguridad, se añade un detector de peatones y un programa de alerta de cambio y salida de carril.

Más poder y eficiencia

Regresando a la parte técnica, el Ford Mustang 2018 también ve una serie de actualizaciones en las transmisiones. Por ejemplo, la caja manual de seis cambios del V8 de 5.0 litros ahora tiene embrague de doble disco y volante de inercia de doble masa. Por su parte, la transmisión automática ahora es de 10 relaciones en lugar de la antigua de seis cambios. Ford también promete que el vehículo ofrecerá una mejor performance al adoptar nuevos amortiguadores y una nueva articulación del eje transversal de las ruedas traseras. Una más de las novedades es la suspensión magnética que se ofrecerá de manera opcional.

Además de la desaparición del V6, la novedad respecto a los motores del Mustang 2018 es que el V8 es más potente y eficiente al recibir sistema de inyección directa de combustible, lo que sube la compresión del bloque, mientras que el EcoBoost de 2.3 litros ofrecerá más torque.

Más adelante Ford dará a conocer más detalles de este clásico de clásicos.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente