Procuraduría General de la Nación. Foto archivo.
Procuraduría General de la Nación. Foto archivo.

La Procuraduría General de la Nación formuló en las últimas horas pliego de cargos contra tres miembros de las Fuerzas Militares Colombianas que están involucrados en la llamada “Operación Andrómeda”, por supuestas irregularidades con una posible venta de información secreta perteneciente al Ministerio de Defensa en su grupo de Atención Humanitaria al Desmovilizado.

La información pudo haber sido vendida al hoy conocido como “El Hacker del proceso de Paz”, Andrés Sepúlveda.

El Ministerio Público; a través de la delegatura de las Fuerzas Militares, avocó la investigación vinculando a mayor del Ejército Colombiano, Joany Alonso Guerrero Herrera, quien en su momento fungía como comandante de la Operación Andrómeda.

De igual forma se vinculó al cabo primero, Luís Humberto Moreno Montes, quien sería el enlace entre la Central de Inteligencia Técnica y al cabo segundo, Carlos Alberto Betancourt Sánchez.

De igual forma el Ministerio Público pudo establecer que el suboficial Alberto Betancourt Sánchez, fue señalado por el hacker como quien presuntamente ofreció la venta de un centenar de correos electrónicos que pertenecían al grupo de personas que se encontraban en la mesa de negociación para los acuerdos de paz en la Habana, Cuba.

También se le vincula en el supuesto ofrecimiento del software para el monitoreo de los teléfonos móviles y por la que al parecer habría recibido un pago por lo que ha sido calificada su conducta provisionalmente como gravísima a título de dolo.

A otro de los que se les formuló cargos es al oficial Guerrero Herrera por presuntamente haber incumplido sus deberes y funciones al no ejercer control sobre los suboficiales a su cargo y permitir que estos utilizaran y ofrecieran información y herramientas de carácter reservado para la seguridad nacional por la que su conducta fue calificada como grave a título de culpa.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente