Es la primera palabra que se me viene a la mente cuando pienso en la estructura que defendía a Cartagena hace más de 500 años de los constantes ataques de los ingleses y franceses que deseaban estas tierras, construido en 1536 El Castillo de San Felipe curiosamente no se construyó como muchos piensan sino al revés de arriba a abajo. En la zona más alta donde tiene una vista de ensueño además de sentirse una sensación de libertad que no tiene explicación y que tienes que vivir.

Por: Egling Meriño
Arquitecto graduado de la Universidad San Buenaventura. Instagram: eg.merino