Calles desoladas, centro electorales vacíos y un sinfín de irregularidades han marcado las elecciones presidenciales de este domingo.

Desde temprano, autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) y funcionarios del Gobierno venezolano han afirmado que ha habido una participación importante de venezolanos acudiendo al llamado de ir a las urnas. Sin embargo, según registros de opositores venezolanos solo un 12% ha ido a votar, “menos de la mitad de elecciones anteriores”.

durmida votaciones

Sin los principales candidatos de la oposición, con un tribunal electoral percibido como afecto al gobierno y en medio de críticas de muchos países que dijeron no reconocerán los resultados, Nicolás Maduro se enfrenta a dos rivales minoritarios que abandonaron el bloque opositor, y asegura que va a ser reelecto “presidente de la República”.

“Aquí hay que cambiar muchas cosas”, aseguró el mandatario luego de votar en Caracas. “¿Qué queremos los venezolanos? Una nueva economía, la que tenemos hoy no nos sirve porque ha sido infectada por el capitalismo”.

Venezuela, la nación con mayores reservas petroleras del mundo, sufre una recesión, hiperinflación y escasez de todo tipo de productos que deterioraron el tejido social y empujaron a más de un millón de venezolanos a abandonar su país.

Este domingo se realizan las elecciones presidenciales y de concejos legislativos, aunque el Gobierno anuncia una participación masiva, hay fotos y vídeos que evidencian lo contrario.


Un nuevo triunfo de Maduro podría desatar sanciones petroleras de Estados Unidos y una nueva condena de países vecinos y de Europa.

Maduro culpa de la situación a una “guerra económica” de la oposición con apoyo de Washington para desbancarlo, pero sus críticos dicen que el mal manejo económico y los controles sobre la economía sumado a la caída del precio internacional del crudo que Venezuela exporta han desencadenado la situación actual.

Con sus líderes más populares encarcelados o con prohibición para postularse, la coalición opositora llamó a abstenerse para no legitimar lo que llama una “dictadura”.

“Yo no salí a votar (…), ya estos resultados se conocen antes de que empiece el día. Ganará Maduro y yo me preparo para emigrar, quizás dentro de un par de meses”, dijo Jouseline Martínez, una comerciante de 36 años, en la central ciudad de Valencia. “Esto no lo aguanta nadie”.

En la capital Caracas, en Maracaibo, Barquisimeto, San Cristóbal, y en la occidental Barinas se veía poca gente votando en los centros designados, según testigos de Reuters. Pero el gobierno dijo que en las primeras horas de la mañana ya habían votado 2,5 millones de venezolanos.

“Siempre pasa lo mismo, cuando la gente no participa gana el gobierno”, dijo José Rocha, un entrenador de boxeo que vive junto a un centro de votación señalando la calle casi vacía en Barquisimeto.

Se filtra audio de Rafael Lacava en plenas presidenciales: “El parte no es satisfactorio”