Durante los meses de enero y febrero se realizó la entrega de 477 kits escolares a niños estudiantes de bajos recursos residentes de las localidades de Fontibón, Engativá, Suba, Kennedy y Bosa, gracias a la campaña social “Tu útil es útil, apórtale a mi mochila” programa establecidos desde el año 2016 y diseñado y organizada por la Fundación Zona Franca de Bogotá.

“Esta es una iniciativa que tenemos desde la Fundación Zona Franca de Bogotá y el área de responsabilidad social, donde invitamos a las empresas que hacen parte de la Zona Franca de Bogotá, a donar útiles escolares, con el fin de entregarlos a la población más vulnerable de nuestra área de influencia, y así aportar a la educación de los niños”, indicó Luz Adriana Duque, coordinadora de Proyectos Sociales de Zona Franca de Bogotá.

Para esta ocasión, cinco empresas ubicadas dentro del parque empresarial y sus respectivos colaboradores (CHRYSAL COLOMBIA S.A., ITOS S.A.S, Copropiedad Zona Franca de Bogotá, Zona Franca de Bogotá y Desarrolladora de Zonas Francas S.A), realizaron el aporte con el objetivo de ayudar a las familias en estado de vulnerabilidad, aliviando un poco la carga económica generada a comienzos de año, producto de los gastos escolares, y más si se tiene en cuenta que algunas familias tienen varios hijos en edad escolar.

A cada niño beneficiario se le entregó un kit con: 5 cuadernos grandes cuadriculados de 100 hojas cosidos, 2 cuadernos grandes rayados de 100 hojas cosidos, 1 Caja de 12 colores, 2 lápices (negro y rojo), 1 borrador de nata, 1 Regla de 30 cm, 2 esferos negros, 1 tajalápiz, 1 cartuchera en lona unisex y 1 Tula.

Para realizar la logística de entrega de los kits escolares recogidos por la Fundación Zona Franca Bogotá, se tuvo el apoyo de la la Secretaría de Integración Social de las Localidades del área de Influencia, con quienes se coordinó (de acuerdo a la cantidad de kits recolectados) el número de niños a beneficiar, con el ánimo de asegurar que la donación llegue a quienes realmente lo necesitan. Para el año 2019 se seleccionó la población de niños y niñas beneficiarias de los “Centros Amar”, de las localidades ya mencionadas.

“Lo que buscamos es aportar a la educación de los niños ya que muchas veces los padres no tienen dinero suficiente para completar todos los útiles escolares y ellos terminan desertando o se atrasan en sus tareas”, explicó Luz Adriana Duque, coordinadora de Proyectos Sociales de Zona Franca Bogotá.

Desde el inicio del programa en 2016 se han beneficiado más de 1.500 niños.