Geniez vence, pero el líder ya es Rubén Fernández

362

El francés Alexandre Geniez (FDJ) se ha impuesto en la tercera etapa de la Vuelta a España, en la durísima llegada al Mirador de Ézaro, por delante de la lucha entre favoritos, con un magnífico Rubén Fernández (Movistar), que es el nuevo líder de la general por delante de su compañero Alejandro Valverde (Movistar), Chris Froome (Sky) y Esteban Chaves (Orica).

Alberto Contador entró con 54 segundos de desventaja sobre el ganador de la etapa y 33 segundos sobre sus principales rivales. Steven Kruijswijk (LottoNL) perdió 1:21.

Rubén, de 25 años, celebró su segundo puesto como si hubiese ganado la etapa, aunque él diga que lo que festejaba era su admirable trabajo y un liderato que espera conservar durante el mayor tiempo posible, aunque su rol sea de gregario de Alejandro Valverde y Nairo Quintana. El murciano, contento por la exhibición de su paisano, dijo que estaba bien de piernas, pero el colombiano aceptó que se le notan “los kilómetros del Tour”.No se le notaron al ganador de la ronda gala, Chris Froome, que fiel a su costumbre cedió muchos metros en los acelerones del último kilómetro, donde hace estragos un tramo de 300 metros a casi el 30% de desnivel y que más adelante cede muy poco en su pendiente.

El británico terminó pegado Valverde y Chaves, que ya no quisieron más batalla en los últimos metros de la terrorífica subida al Mirador.

Geniez, el fugado que llega

La fuga del día resultó vencedor y tardó en fraguarse, tras una hora y pico inicial a una velocidad superior a los 45 kilómetros por hora, pero al final consiguieron la ruptura Gatis Smukulis (Katusha), Geniez, Pieter Serry (Etixx-Quick Step), Simon Pellaud (IAM Cycling), Jérôme Cousin (Cofidis), Rüdiger Selig (Bora-Argon 18) y David Arroyo (Caja Rural-Seguros RGA). Hicieron camino hasta que las fuerzas les acompañaron. Pellaud, buscando sin duda el premio de la combatividad más que otro galardón, afrontó en solitario el alto de tercera categoría, Lestaio, cuando el septeto llevaba cinco minutos de ventaja sobre el pelotón tirado por los hombres del Team Sky. Smukulis, Selig y Arroyo se rindieron. Serry y Geniez perseveraron.El corredor del IAM consiguió puntuar primero en ese primer puerto, pero quedaba lo peor.

En primer término, Paxareiras, una subida catalogada de segunda que para muchos es digna de mayor categoría. Atrapado y después descolgado por sus dos rivales, Pellaudlos volvió a encontrar en el descenso del puerto, cuando el esfuerzo de Kwiatkowski y Puccio, por orden de Froome, había acercado al pelotón a menos de tres minutos y medio del trío de fuga. En la persecución, el pelotón vivió una caída en la que el colombiano Miguel Ángel López perdió todas sus opciones de lucir en la general de la Vuelta a España, aunque si se recupera continuará en carrera y podrá demostrarnos sus enormes capacidades.

Hoy ha perdido más de 13 minutos en la meta del Mirador de Ézaro. Faltaban 10 kilómetros y la ventaja de los escapados no se reducía drásticamente, pero quedaba la trampa final de Ézaro, donde la belleza atrae, pero el viento de cara y las pendientes bestiales retraen. Donde la etapa vivió su trascendente final, que fue un reto de fuerzas entre dos equipos: primero el Orica de Chaves y, finalmente, del Movistar, que consiguió el liderato de su hombre menos esperado.

Hubo un momento en el que se descolgó ligeramente Quintana y Rubén se paró a esperar después de tirar como un poseso, pero le dijeron que continuara hacia adelante mientras Froome ganaba terreno por detrás y se juntaba a los jefes de Fernández y a Chaves. El parón de Rubén benefició claramente las opciones bien ganadas de Geniez, un corredor que ya había ganado una gran etapa de la Vuelta a España en 2013 (Peyragudes) y que el año próximo correrá en el equipo rival del FDJ, el Ag2r-La Mondiale.