Google fue determinante en la popularización del concepto de oficinas abiertas y ahora necesita reinventarlas para afrontar las sensibilidades cambiadas por la pandemia.

El año 2003 Google inauguró el Googleplex, con oficinas abiertas y con espacios fantasiosos que establecieron un estándar para el espacio de trabajo innovador. A través de los años, llegar a la oficina y quedarse allí todo el día se hizo muy fácil y se acumularon beneficios y distracciones como comida gratis y transporte en buses, gimnasios y salas de masaje.

Ya previamente la empresa estaba consciente que los conceptos en uso estaban siendo superados. Al rebasar los 100.000 empleados, la colaboración presencial frecuentemente se hacía imposible. También para los empleados también se dificultaba la concentración con tantas distracciones dentro de las oficinas abiertas de Google. Google pensó que ese cambio debería hacerse en 10 años, Covid acortó la llegada a ese futuro. Los planes ya estaban en marcha antes que la pandemia enviará al personal de Google a sus hogares, cuando un grupo heterogéneo de consultores comenzaron a imaginarse lo que los trabajadores podrían querer. Era un equipo ecléctico de arquitectos, diseñadores industriales y de interiores, ingenieros estructurales, constructores y tecnólogos funcionando bajo la dirección de Michelle Kaufmann, con experiencia previa con el reconocido Frank Gery antes de ingresar a Google hace una década.

Ahora Google está creando un espacio de trabajo post-pandemia para acomodar a empleados que se acostumbraron a trabajar desde casa este año pasado y que ya no desean estar en la oficina todo el tiempo. Esto contraviene una de las reglas sempiternas de Google que era venir a la oficina con regularidad. En el próximo año Google comenzará a probar sus nuevas ideas sobre diseño de oficinas en el 10% de sus espacios globales.

Nuevos espacios

Cápsulas para equipos – La respuesta encontrada se asemeja a un encuentro entre Ikea y Lego. En lugar de filas de escritorios y salas de juntas estereotipadas, Google ha diseñado “Cápsulas para Equipos”. Cada cápsula es un lienzo vacío: sillas, escritorios, pizarras blancas y unidades para almacenamiento con ruedas que se pueden rodar para conformarse en diversos arreglos, en el término de una pocas horas.

Salas de juntas – Para combinar trabajadores remotos y presenciales se ha creado una nueva sala de juntas denominada “Fogata”, donde los asistentes presenciales se sientan entremezclados con enormes pantallas verticales. Esas pantallas muestran las caras de los participantes conectados vía video conferencia y así ambos tipos de participantes se encuentran en un mismo plano de igualdad.

Espacios de trabajo externos – Creados respondiendo a las preocupaciones de las posibilidades de expansión del virus en espacios cerrados. En su centro corporativo, Google ha convertido un estacionamiento y un área engramada en el “Camp Charleston” – una mezcla de grama y plataforma de madera cercada de una magnitud equivalente a cuatro canchas de tenis con cobertura de WiFi. Hay grupos de mesas y sillas debajo de carpas al aire libre. En tiendas tipis más grandes hay equipos de videoconferencia de avanzada, dentro de un decorado de refugio natural.

Ambientes construidos

El equipo de investigación y desarrollo de Google se enfocó en tres tendencias: (1) El trabajo puede ocurrir en cualquier lugar, (2) Las necesidades de los empleados están cambiando constantemente y (3) El lugar de trabajo tiene que ser más que escritorios, salas de juntas y áreas de distracción y para ello apuntó hacia la creación de “ambientes construidos”:

  • – Dos de los elementos más rígidos de un diseño de oficina son las paredes y los sistemas de enfriamiento y para superar esto se diseñó un conjunto de paredes movibles que pueden ser empacadas y transportadas en formato plano a través del mundo. También existe un prototipo de sistema de ductos aéreos de tela y elevados que se fijan con una cremallera y que puede ser movidos en un fin de semana para diferentes disposiciones de asientos. Para controlar la dirección y la cantidad de aire que sopla hacia el asiento cada asiento tiene su propio difusor.
  • – Si una junta requiere privacidad, un robot (que se asemeja al interior de una computadora sobre ruedas y que está equipado con sensores para detectar su entorno), se acerca para inflar un globo translúcido de celofán que se convierte en una pared para evitar las miradas curiosas.
  • – Con el fin de evitar distracciones y para eliminar los reflejos se han diseñado unas particiones en forma de hojas, llamadas “pétalos” sujetables al filo de un escritorio. Una silla de oficina con parlantes direccionales en la cabecera toca ruido blanco para amortiguar los sonidos cercanos.
  • – Hay empleados que pueden regresar a sus escritorios permanentes, dentro de en una rotación programada de manera que nadie tiene presentes en el mismo día a sus vecinos de escritorio. Para aquellos que no requieren un escritorio asignado, se creó un escritorio prototipo que se ajusta a las preferencias del empleado con la sola pasada de su tarjeta de trabajo. Este calibra la altura y la inclinación del monitor, carga las fotos de la familia al monitor y ajusta la temperatura en los alrededores.
  • – Las cafeterías, famosas por comida servida y gratis, pasarán de estilo buffet a comidas en cajas para ser recogidas y llevadas. Los bocadillos serán empacados en forma individual, desaparecerán las salas de masajes, los gimnasios y el transporte gratis con autobuses.
  • – En baños más amplios, Google reducirá el número de lavamanos, pocetas y urinarios e instalará más equipos con sensores que no requieren que sea tocada una superficie con las manos.

Especial de: Laszlo Beke


Se hace referencia a Google’s Plan for the Future of Work: Privacy Robots and Balloon Walls y Google Announces A Hybrid Return-To-Work Plan, Including Both Remote And In-Office Options