Las consecuencias de la pandemia del Coronavirus no solo van a ser personales que ya son bastante serias, a niveles económicos y organizativos se prevén grandes catástro-fes en cualquier ámbito.

Especialmente en el fútbol, a día de hoy, nada está claro y los ajustes y los malos acuerdos están en la mesa. A pesar de todo, los amantes del futbol pueden sacar pro-vecho del bola de ouro apuestas y hacerse una idea de cómo están las competiciones oficiales de fútbol: jugadores, clasificaciones, etc…

En este caso, son los jugadores de fútbol de La Liga española los que se sienten incó-modos con sus respectivos mandatarios, algo que no suena nada nuevo.

Los jugadores de fútbol en España criticaron este domingo la decisión de la liga espa-ñola de pedir a los clubes que pongan a los futbolistas en un ERTE durante la crisis del coronavirus.

La liga dijo el viernes que era necesario porque no había acuerdo sobre el tamaño de los recortes salariales que los jugadores deben tomar para reducir el impacto financiero de la pandemia.

En un duro comunicado, la asociación de jugadores expresó que la liga debería haber creado un colchón financiero para este período considerando que siempre se había jactado de sus medidas de control económico y una economía bien equilibrada de los clubes españoles. Cabe recordar que la liga se ha suspendido pero no se ha hablado de cancelación, esto sería otro escenario.

Los jugadores no se niegan a una reducción salarial para facilitar la gestión económi-ca de los clubes durante la crisis, pero no desean que se LaLiga la que administre dicha reducción. Las pérdidas podrían ser más el doble y de carácter insalvables para dichas partes interesadas.

De hecho, a día de hoy, no hay calendario para el regreso de la liga española. Los ju-gadores reafirmaron su posición para reanudar el campeonato solo cuando las autori-dades sanitarias lo consideran seguro para la salud de todos, una opinión también compartida por la liga española.

La liga ha sugerido a los equipos que comiencen el mini-pretemporada mientras el estado de alarma aún esté vigente, si es posible hacerlo dentro de las restricciones impuestas por las autoridades.

La declaración de los jugadores españoles se produjo el día en que los clubes de la Premier League Manchester City y Manchester United anunciaron que no entrarían en el plan diseñado por el gobierno británico.

Hay que destacar que los ERTEs ayudan a reducir los costos laborales de los clubes al tiempo que garantizan a los jugadores sus empleos una vez que la crisis haya termina-do.
España tiene más de 130.000 casos confirmados de COVID-19, con casi 13.340 muer-tes. Se espera que la nación permanezca en un encierro hasta el 26 de abril, aunque Mayo también será un mes de confinamiento.