Granada (Nicaragua) está ubicada a 45 km sureste de la Capital de Managua, (menos de hora y media de la frontera de Costa Rica). A 30 km del Aeropuerto de Nicaragua y aproximadamente a 48 km de las bellas costas del Océano Pacífico. Tiene  acceso al Atlántico a través del río San Juan y el Pacífico a través del lago Nicaragua.

Historia: Granada fue fundada en 1524 por Francisco Hernández de Córdoba, la ciudad “tiene una larga e interesante historia colonial. Es evidente en su arquitectura y urbanismo”. Muchas de las calles son estrechas y pavimentadas en adoquines que reflejan una historia larga y maravillosa. “Entre las históricas edificaciones destaca la Iglesia y Convento de San Francisco, que guarda en su interior grandes tesoros de la época precolombina.

En el 2024 cumplirá un quingentésimo (500 años), de haber sido fundada, la convierte en la ciudad más antigua de las dos ciudades coloniales que posee Nicaragua. Se le conoce como la  “París de Centroamérica”, o  también como “La Gran Sultana”, este nombre fue utilizado por primera vez en setiembre de 1882 por la escritora española conocida como Baronesa de Wilson cuyo nombre era Emilia Serrano García (Granada España enero 1843- enero 1922 Barcelona) ella lo nombró así por su Volcán conocido como “El Sultán y su novia Granada”. La ciudad fue nombrada patrimonio histórico y cultural de Nicaragua el 2 de junio de 1995.

CulturaDesde el año 2005 se realiza el Festival Internacional de Poesía de Granada Nicaragua: donde llegan poetas y dignos amantes de la poesía de todo el mundo, éste festival es anual y se festeja a mediados de febrero es una semana de júbilo y gloria: se lee, se baila, se escribe y se canta poesía por los diferentes parques, plazas y calles principales de la ciudad, también se imparten talleres literarios a alumnos de diferentes colegios y universidades de Nicaragua  con grandes maestros de la poesía hispanoamericana, esta fiesta es acompañada por la música con invitados especiales de cantantes nacionales e internacionales.

En esta ciudad cautivadora y paradisíaca nació la hermosa poetisa Adriana Patricia Casares Castillo el 26 de octubre de 1990. Es la menor de 4 hermanos, su infancia transcurrió en la fragante ciudad de Nandaime donde realizó sus estudios primarios y secundarios y sus estudios universitarios los realizó en la Universidad católica de Managua.

Carrera literaria: desde muy niña escribía cuentos y alegremente se los leía a sus progenitores que han sido de mucha influencia e inspiración para su vida y mundo artístico, desde que aprendió a leer sus padres  la han guiado fielmente por el camino que hoy para ella es lo divino, si todos los padres de familia inculcaran  a sus hijos e hijas el arte de la perfumada lectura viviéramos en un universo colosal y dorado  en conocimientos.

A los 14 años inició a escribir poesía, en el 2008 ingresó  a talleres de actuación que se imparten en el Instituto Bellas Artes de la Universidad UNICA,  en el 2010 forma parte de la “sociedad nicaragüenses de jóvenes escritores”. Sus poemas han sido publicados en muchas antologías nacionales e internacionales, han sido publicados en revistas y también los ha leído en el festival de poesía de Granada. Le escribe sensualmente, al amor y apasionadamente a la amistad, le inspiran los bellos paisajes naturales, su delicadeza de escribir es fascinante.

En el 2014 publicó su primer libro titulado: “Mujer sin bridas ni estribos”.  Comparto un fragmento del poema La travesía de su mano; “Recuerdo la tenacidad de sus palabras/ cargada de risas traviesas/ nuestro deseo por sumergirnos/ en el mismo fragmento de sombra/ su mano atravesaba mis piernas/ y encendía mis dos volcanes/ incitándome a amarnos como gatos/ lujuriosos en aquél motel… hoy deseo/ su mano/ entre mis piernas/ su humedad tibia/ su hombría quemando mi ser/ desvaneciendo a pedazos/ mi cuerpo preñado de emoción/ por la travesía de su mano”.

En febrero del presente año tuve el radiante privilegio de conocer a esta joven hermosa y talentosa, en su brillante  mirada es notable que la preciosa Luna  de octubre se queda con poca elegancia y que las relucientes estrellas comparándola con ella se quedan con lúgubre belleza.

Leer poesía de Adriana, es saciarse de inspiración cabal en la vida sensual su forma de escribir poesía erótica es indescriptible, fácilmente a adoptado narrar con sublime relevancia está clase de poesía, no cualquier poeta narra con belleza las vivencias cotidianas que toda pareja disfruta dulcemente en su intimidad…

Es admirable que  a su corta edad está bien entregada a  la cultura a pesar de las dificultades económica, cultural y sociopolítica que vive Nicaragua ella no ha claudicado. Si hubiesen más jóvenes en promover cultura y hacer cultura el color de nuestro presente mundialmente fuera  maravillado, felicidades Adriana por tus éxitos y no pause te espera lo mejor un futuro de  grato color, eres ejemplo de la juventud universal.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta