Que los gremios samarios se unan en pro de la destrucción de un periodista que se atreve a publicar la verdad no es asunto nuevo. Fue precisamente el gremio hotelero el primer en proferir amenazas de muerte y declarar como persona no grata, de la mano con el alcalde de turno, al periodista que reveló que las playas públicas de Santa Marta constituían un peligro contra la salud humana por cuenta de la materia fecal y la bacteria que ella porta, el enterococo.

Hoy la suerte le corre al periodista de Noticias Caracol, Winton de Farías, por cuenta de haber publicado un informe científico que alerta sobre nuevas formas de contaminación no antes estudiadas y los riegos de la misma.

Lo curioso es que estos mismos gremios que en otrora amenazaron y hoy atacan a periodistas se han mantenido silenciosamente cómplices con los causantes y la degradación misma sufrida por las playas de Santa Marta.

Tanto que hoy, por ejemplo, otro informe, el REDCAM 2017, publicado en mayo de 2018 con la participación del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras – INVEMAR y la Corporación Autónoma Regional del Magdalena – CORPAMAG precisa, en relación a la calidad microbiológica del agua en las estaciones de muestreo en las que se evaluaron los coliformes totales (CTT), coliformes termotolerantes (CTE) y la bacteria enterococo fecales (EFE), que existe una alta contaminación de aguas residuales. Acota dicho informe que el treinta y tres por ciento de las estaciones monitoreadas y medidas en diciembre de 2016 y febrero de 2017 sobrepasaron los límites permisibles para el uso recreativo del agua por contacto primario (natación y buceo) y secundario (deportes náuticos y pesca).

“En todas las estaciones de los ríos, las concentraciones de CTE estuvieron por encima del criterio de calidad para uso recreativo por contacto primario (200NMP/100mL) y para el uso agrícola en el riego de frutas que se consuman sin quitar la cáscara y para hortalizas de tallo corto (1.000NMP/100mL)” indica el informe REDCAM 2017.

Concluye el informe, entre otras, que “las estaciones de la Bahía de Santa Marta, Emisario 8, Cabotaje y Puente Calle 22 y las estaciones de los ríos presentan contaminación microbiológica alta debido a los vertimientos de aguas residuales domésticas sin tratamiento. Así mismo, que en la mayoría de las playas turísticas, con excepción de Playa Batallón, Playa Municipal (Los Cocos) y el Rodadero, la calidad microbiológica fue adecuada para el contacto primario, ya que los coliformes termotolerantes están por debajo del máximo permitido.”

Así las cosas, vale la pena preguntarse ¿Y de estas condiciones tan deplorables de nuestras playas por qué no se quejan los gremios? Entre otras, porque dicha degradación y contaminación no es nueva; habida cuenta que sus esfuerzos se han centrado no en resolver el problema sino en ocultarlo.

contaminacion santa marta+1

Por: Alejandro Arias

alejandroaria2.blogspot.com
@AAriasPeriodist