Gretel es una mujer enamorada de Cartagena, sus personajes típicos, su idiosincrasia y sobretodo, enamorada de sus atardeceres. Y es este último detalle creado por la naturaleza el que la ha llevado a coleccionar fotos del cielo de colores de la ciudad heroica durante cada día de la pandemia.

Está joven estudiante de comunicación audiovisual tiene un carisma arrollador con sus palabras de Rocha alegría y risas entre todas las personas que la conocen. Y aunque ella dice que si me da para llamar a ser domicilios cuando habla sobre arte les aseguro que es la más extrovertida del mundo.

«Atardeceres como el de Cartagena no hay en ningún otro lado, así con las murallas de un lado y un mar infinito de frente. Es algo increíble que tenemos que valorar más los cartageneros» afirma Gretel con entusiasmo. Sin duda se nota su pasión por los regalos de la naturaleza.

Sin embargo, aunque esta joven cartagenera de 24 años tiene un talento innato para las artes, pues no solamente hace fotografía, sino que también toca la guitarra y un poco de piano, considera que compartir su arte es como compartir un pedacito de intimidad. Es por ello que en sus redes sociales no se encuentra mucho de su trabajo sino más bien fotografías personales y cotidianas.

«El arte para mí no es comercializable porque al regarlo por todos lados pierde un valor emocional importante». Hace hincapié en esta última parte ya que para ella el arte es una forma de comunicar sus emociones. Es un plano íntimo al que no todo el mundo tiene acceso, por eso en estos momentos sólo comparte sus fotografías con amigos y familiares cercanos.

Para Gretel cada día es un regalo y por eso toma fotos cada vez que ve el cielo cuando sale a trotar. Cada día su “cacería” por los mejores cielos aumenta, y actualmente está pensando en cambiar los atardeceres por amaneceres, ya que el clima en la ciudad varia con las lluvias.

Y aunque de momento se encuentre haciendo prácticas en una empresa de minería, ella espera seguir explorando el mundo de la fotografía e inspirarse en nuevos estilos de arte experimental para más adelante mejorar sus técnicas y continuar el camino de las artes como forma de expresión de las emociones.

Por: Erika Paola Ardila Palacio