El camión calcinado durante la operación militar de las fuerzas de seguridad iraquíes para retomar el valle del Éufrates que está en manos del grupo yihadista Estado Islámico Moadh Al Dulaimi en la zona de Rawa, es el último baluarte del grupo guerrillero en Irak.

La milicia iraquí se tomó gran parte del terreno auto proclamado “zona Yihadista”, para reconquistarlo en pocas horas el pasado viernes. Rawa, la ciudad que tiene como vecino fronterizo a Siria, es la última ciudad tomada a la fuerza por el grupo Estado Islámico (EI), que hoy sólo controla el 4% del territorio de Irak, pese a que se adueñaron de una extensión urbana de más de siete millones de habitantes, ahora han sido expulsados de casi todos los centros urbanos de la capital de Bagdad.

Desde hace tres años, el “califato”; (término que se le asigna a los discipulos de Mahoma), que también es proclamado como el Estado Islámico en Siria e Irak, ha visto cómo le han atcado de forma organizada prácticamente todas sus posiciones, pero aún no se rinden.

Por otro lado el ejercito nacional, ahora tine una nueva preocupación; liberar a la población de las minas enterradas por todo el desierto.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente