Cuando el ex capitán de mar se despertó el miércoles y encontró un correo electrónico que decía que un barco que una vez comandó había llevado el nitrato de amonio que voló por los aires en Beirut, quedó estupefacto. “No entendía nada”, dijo el jueves en un diálogo con la agencia AP desde el pueblo de Verkhnee Buu, en el que vive, 1.300 kilómetros al sur de Moscú.

El mensaje era de un periodista y se titulaba con el nombre del MV Rhosus, que había capitaneado en un viaje por el que nunca le pagaron. “Abrí mi buzón de entrada y vi una carta sobre el Rhosus; pensé que tal vez me estaban enviando dinero, mi salario”, dijo Boris Prokoshev.

Las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que explotaron en el puerto de Beirut el martes, matando a 154 personas, hiriendo a más de 5.000 y causando una destrucción generalizada, no se suponía que estuvieran en El Líbano en absoluto. La explosión ha suscitado indignación en el Líbano contra las autoridades que permitieron que la sustancia peligrosa se almacenara durante años.

Prokoshev simpatiza con ellos: “Es muy malo que haya muerto gente que no tuvo nada que ver con ello. Me di cuenta de que es el gobierno del Líbano el que ha provocado esta situación”, dijo el ex capitán.

Cuando el Rhosus zarpó del puerto georgiano del Mar Negro de Batumi, se dirigía al puerto mozambiqueño de Beira. Pero hizo un desvío no programado a Beirut, ya que el armador ruso estaba luchando contra las deudas y esperaba ganar algo de dinero extra en El Líbano.

Igor Grechushkin, un hombre de negocios ruso residente en Chipre, compró el buque de carga en 2012 al empresario chipriota Charalambos Manoli. Grechushkin ha sido interrogado por la policía a petición de la oficina de Interpol en El Líbano, dijo el portavoz de la policía chipriota Christos Andreou, pero no ha sido detenido.

Prokoshev, que ahora tiene 70 años, dijo que se unió al barco en Turquía en 2013, después de que la anterior tripulación renunciara por salarios impagos. Grechushkin recibió un millón de dólares por el transporte de la peligrosa carga de Georgia a Mozambique, dijo el ex capitán.

Los productos químicos debían entregarse a la Fábrica de Explosivos de Moçambique, una empresa mayoritariamente propiedad de la compañía portuguesa de explosivos Moura Silva e Filhos. La importación de nitrato de amonio es común en Mozambique, ya sea para hacer fertilizantes o para su uso como explosivos en canteras y minas de carbón.

El barco hizo una parada en Beirut para tratar de ganar dinero extra adquiriendo varias piezas de maquinaria pesada. Pero esa carga adicional resultó ser demasiado pesada para el Rhosus y la tripulación se negó a aceptarla. El barco fue pronto confiscado por las autoridades libanesas por no haber pagado las tasas portuarias, y nunca volvió a salir del puerto.

Prokoshev y otros tres miembros de la tripulación se vieron obligados a permanecer a bordo debido a las restricciones de inmigración. El ex capitán dijo que estuvieron atrapados en el barco durante 11 meses, con alimentos y otros suministros agotados. Dijo que Grechushkin los abandonó sin pagar los salarios ni la deuda que tenía con el puerto. En la terminal de Beirut les suministraron alimentos por lástima.

En algún momento vendió parte del combustible y usó el dinero para contratar abogados, que consiguieron que la tripulación fuera liberada por compasión en 2014. En la solicitud presentada al tribunal se hacía hincapié en “el peligro inminente al que se enfrentaba la tripulación dada la naturaleza ‘peligrosa’ de la carga”, escribieron los abogados en un artículo publicado en 2015 por shiparrested.com, un sitio web que proporciona información sobre arrestos y liberaciones de buques.

La carga fue transferida a un almacén portuario sólo después de que la tripulación desembarcara y se dirigiera de regreso a Ucrania en 2014, dijo Prokoshev. Permaneció allí desde entonces… hasta que explotó el martes.

Según el capitán, el barco se hundió varios años después de que se fueran. Tenía un agujero en el casco, y la tripulación, mientras estaba en él, tenía que bombear agua regularmente para mantenerlo a flote. Pero Charalambos Manoli afirma que el barco permaneció atracado en Beirut y fue destruido en la explosión del martes; dice que vio los restos en las fotos del puerto destruido.

Con información de:AP