La idea del uribismo es que el funcionario responda por las recientes revelaciones que hizo el exdirector del CTI Julián Quintana sobre presiones para una declaración ante la Corte Suprema y otros episodios que según el uribismo no están claros.

Esta es sin duda el escándalo más grave de los últimos años y el Congreso debe apersonarse del tema, porque no puede ser que desde el estado se saboteen campañas políticas y aún más grave, que terminen definiendo elecciones presidenciales.

Sin embargo, desde la Unidad Nacional el senador Guillermo García Realpe dijo que si se va a hablar de infiltraciones y denuncias sobre los organismo de inteligencia, vale la pena hablar de las chuzadas del DAS y la persecución a líderes políticos ordenadas durante el gobierno Uribe.

La mesa directiva del Senado programará el debate para la próxima semana.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente