El comandante del Ejército, general Alberto José Mejía, dijo que durante el operativo en el que se dio de baja a dos integrantes de las FARC en el sur de Bolívar, se encontró que los integrantes de ese frente tendrían instrucciones de cometer ilícitos en sectores cercanos, para recaudar dinero.

El oficial explicó que durante el operativo uno de los integrantes de la fracción guerrillera decidió entregarse y les indicó a los soldados de la Fuerza de Tarea Marte que él y sus compañeros pertenecían a las FARC y no al ELN, como pensaba la Fuerza Pública en un inicio.

El guerrillero desmovilizado les entregó a las autoridades un documento en el que queda constancia de la orden de extorsionar a los pobladores en 68 kilómetros a la redonda de la zona de preconcentración para efectivos de las FARC. Justamente, los guerrilleros implicados en este caso, estaban fuera de ese punto.

“Los acuerdos son claros, las FARC deben estar en áreas de preconcentración, el Ejército cumple su misión de proteger a la comunidad, los combates permitieron la desmovilización de un sujeto, es él, ante autoridad judicial, quien afirma pertenecer al Frente 37 de las FARC”, explicó Mejía.

El comandante dijo que estos hechos ya fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación y de la Misión de Verificación y Monitoreo, para que quede constancia de que los integrantes de las FARC estaban fuera de las zonas de preconcentración o de algún corredor humanitario.

En el operativo fueron decomisados tres armas cortas, munición, proveedores, una granada de fragmentación, un radio de comunicaciones, material de intendencia y documentación. Fue hecho por el Ejército, luego de recibir denuncias por parte de los habitantes del sector de Mina Golfo, en el municipio de Santa Rosa, sobre extorsiones en la zona por parte de guerrilleros.

“La operación se desarrolló a 68 kilómetros del área de preconcentración, tras informaciones y denuncias de la comunidad (?) Actuamos con legitimidad, no le vamos a fallar a nuestro pueblo colombiano, seguiremos cumpliendo lo pactado”, señaló Mejía en su cuenta de Twitter. Agregó que el Ejército tiene claridad de las órdenes del presidente Juan Manuel Santos, de proteger a la comunidad, que reside cerca de las zonas donde están agrupados los integrantes de la guerrilla.

El general dijo, además, que entre los materiales incautados se encontraron códigos de comunicación con integrantes del ELN.