Los días de permanencia en casa que se han multiplicado debido a la pandemia, son ideales para realizar aquellas reparaciones que se fueron acumulando en tiempos de normalidad porque no se encontró el momento apropiado para hacerlas o para llevarlas al técnico.

Porcelanas rotas, accesorios que están haciendo fila para ser instalados en el baño, la cocina o cualquier otro lugar de la casa; incluso las juntas del baño que se ven percudidas, ventanas que dejan pasar el aire, son algunas de las reparaciones que puede realizar en casa como si fuera un experto.

“Dedicarles tiempo a los arreglos del hogar es una manera fácil de lograr conexión con esa propiedad, ahorrar unos pesos, así como también sentirse más cómodo en ese espacio especial que elegiste para vivir y compartir en familia. Con esta guía queremos darte unos pequeños consejos para esos detalles sencillos que tú mismo puedes solucionar”Juan David Ramírez Director de la Inmobiliaria El Sol.

1. Pegado instantáneo con boquillas de precisión.

Si ha dejado que juguetes, porcelanas, porta retratos y demás objetos de valor sentimental se acumulen porque teme hacer un desastre al aplicar el pegante en superficies pequeñas, tenga en cuenta que los adhesivos instantáneos vienen en distintas presentaciones para facilitar su aplicación.

Para superficies muy pequeñas se puede usar por ejemplo Super Bonder Precisión, una ingeniosa solución que cuenta con una boquilla más larga y delgada para llegar a minúsculos lugares de difícil acceso. Pero si se trata de superficies amplias, adhesivo instantáneo con pincel es lo más indicado, esto ayuda a encolarlas en una sola aplicación.

Recomendamos aplicar el pegante en la cara donde se va a hacer la instalación, y un poco en la parte que está suelta. La colocación se debe hacer sin untarse los dedos y ejerciendo presión. Un consejo muy práctico es que, si queda un excedente en la superficie, este se debe retirar con una tela, nunca con los dedos, ni con papel.

2. Instalación fácil y segura.

Si hay elementos decorativos que estén guardados porque su montaje requiere utilizar herramientas como taladros, brocas, tornillos o chazos, hay una manera de instalarlos sin ruido y sin generar desorden.

Para objetos livianos, se pueden utilizar apliques adhesivos, que solo necesitan una limpieza previa de la superficie, retirar el protector y mantener presión sobre el lugar que se va a instalar. Otra alternativa son las chupas y las cintas doble faz, que se deben utilizar para objetos livianos. Sin embargo, el problema de las chupas es que pierden adherencia con la humedad.

Pero si se quiere una instalación más resistente e “invisible” utilice un adhesivo de montaje que con solo un click, y sin necesidad de utilizar martillos ni otro tipo de herramientas, permite instalar desde toalleros hasta repisas, vidrios, espejos y objetos de decoración. Este pegante funciona como un sello, solo hay que presionar sobre el lado del objeto que va a quedar adherido a la superficie, y el empaque arroja una dosis de adhesivo en forma de merengue.

3. Juntas como nuevas

Las juntas de los baños y de la cocina son otro dolor de cabeza, porque los productos con que normalmente se limpian a profundidad (bicarbonato, ácido muriático) las desgastan y las ranuras toman una coloración negra. Aunque una opción es volver a emboquillar los pisos, también hay alternativas para recuperar el color sin la necesidad de llamar a un experto.

Por ejemplo, aplique un renovador de Juntas sobre las ranuras. Genere una película que penetre en la junta, dando un acabado como nuevo.

En esta coyuntura, más que en cualquier otra, el hágalo usted mismo es una realidad a la que han respondido las empresas con productos que facilitan las reparaciones caseras.