La Policía investiga el hallazgo hoy de los cuerpos sin vida de once miembros de una misma familia, que fueron encontrados con los ojos vendados y colgados de una viga, en una casa en el norte de Nueva Delhi, informó una fuente oficial.

“Los cuerpos de siete mujeres y cuatro hombres, entre los que había cuatro adolescentes, han sido encontrados”, afirmó un comisario de la Policía de Nueva DelhiRajesh Khurana, en declaraciones a los medios recogidas por la agencia local ANI.

Según esa misma fuente, la Policía está investigando el suceso desde “todos los ángulos posibles” y no han descartado ninguna hipótesis.

El suceso tuvo lugar en el barrio de Burari, situado en el norte de la capital india.

Fuentes policiales anónimas citadas por ANI apuntan que todas las víctimas pertenecían a la misma familia y que diez de los cuerpos fueron encontrados con los ojos vendados y colgando de una viga en la casa, mientras que el onceavo cadáver estaba tendido en el suelo.

El jefe del Gobierno de la ciudad de DelhiArvind Kejriwal, visitó la zona del suceso.

“He hablado con los vecinos. Me dijeron que la familia no tenía enemistades, y que no son capaces de comprender lo que ha ocurrido. Una investigación policial está en marcha y por el momento es difícil saber lo que ha ocurrido”, dijo a los medios en declaraciones recogidas por el diario Times of India.

Según ese periódico indio, en la casa no se han encontrado una nota de suicidio y la Policía está barajando la posibilidad de que se trate de un asesinato.