Este jueves fue hallado el cuerpo sin vida de Rafael Merchán, exsecretario de Transparencia durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, quien era testigo en la investigación sobre el caso Odebrecht.

Algunas fuentes revelaron que Merchán de 43 años, no contestaba el teléfono desde hacía dos días, por lo que fueron a buscarlo a su apartamento ubicado en Bogotá y lo encontraron muerto sin vida en su cuarto, donde sonaba música.

La muerte de Rafael Merchán se da en medio de las investigaciones de corrupción entre funcionarios colombianos y la empresa de construcción brasileña Odebrecht lo cual crean mas sospechas alrededor del caso.

Merchán sería un testigo clave de la defensa de Luis Fernando Andrade, exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), acusado de favorecer los intereses de Odebrecht en la concesión de la Ruta del Sol.

Rafael Merchán es el segundo testigo clave en el caso Odebrecht que aparece muerto. A principios de noviembre, Jorge Enrique Pizano Callejas, quien fue auditor de la Ruta del Sol II y presuntamente denunció irregularidades, murió tras sufrir un infarto. El caso dio un giro cuando su hijo, Alejandro Pizano Ponce de León, murió en la finca de su padre después de ingerir cianuro, según reveló la Fiscalía.

El presidente de la república, Iván Duque, lamentó la muerte de su amigo y envió sus condolencias a los familiares de Merchán.

Otros políticos cercanos a Rafael Merchán lamentaron su muerte. El expresidente Juan Manuel Santos destacó que era una “gran persona” y un “excelente funcionario”.

El exsenador Juan Manuel Galán, recordó el trabajo de Merchán en la conmemoración luctuosa de su padre Luis Carlos Galán, candidato presidencial asesinado el 18 de agosto del año 1989.

Ante las especulaciones con base precisamente en el llamado a testificar hecho a Merchán, la familia pidió respeto por la memoria del abogado y que no se conjeture más sobre las causas de su deceso.