Hallan maldiciones en tumbas de la antigua Grecia

173

TumbaCinco tablas de plomo que maldecían taberneros hace unos 2,400 años han sido descubiertos en la tumba de una mujer joven en Atenas, Grecia. Cuatro de las tablas fueron grabadas con maldiciones que invocan los nombres de los dioses “chthonic” (inframundo), pidiéndoles dirigirse a cuatro parejas – marido y esposa – que cuidaban distintas taberna en Atenas. La quinta tabla estaba en blanco y probablemente tenía un hechizo o encantamiento recitados por vía oral, las palabras pronunciadas sobre ella.

Los cinco tablas fueron perforados con un clavo de hierro, plegadas y depositados en la tumba. La tumba habría proporcionado a las tablas un camino a tales dioses, quienes entonces realizarían las maldiciones solicitadas, de acuerdo con las creencias antiguas.

La maldición de la oreja de perro

Una de las maldiciones fue dirigida a los esposos taberneros con los nombres Demetrios y Phanagora. La maldición de dirigida a ellos dice en parte (traducido del griego):

“Emite tu odio sobre Phanagora y Demetrios y su taberna y sus propiedades y sus bienes. Uniré a mi enemigo Demetrios, y Phanagora, en la sangre y en la ceniza, con todos los muertos …”

“Yo te uno en una unión, Demetrios, tan fuerte como sea posible, y golpearé un kynotos en [tu] lengua.”

La palabra kynotos literalmente significa “oreja de perro” y es un antiguo término de apuestas que se refiere a la tirada de dados más baja posible. El acto físico de clavar un clavo en la tabla se traduce ritualmente como el sentimiento que se desea. Al golpear la lengua de Demetrios con una jugada sin suerte, la maldición revela que las tabernas locales también eran lugares donde la gente se juntaba a apostar durante la Atenas Clásica.

La tumba de una mujer

La tumba en donde las cinco tablas de maldiciones fue excavada en 2003 por arqueólogos de la Prefectura Griega de Antigüedades Clásicas y Prehistóricas. Tras ser encontradas en la tumba con los restos de una joven mujer incinerada, las tablas fueron llevadas al Museo Piraeus para su estudio.

De acuerdo a las antiguas creencias, las tablas funcionan siendo depositadas en algún lugar bajo tierra, se pensaba que los lugares subterráneos brindaban un conductor a través del cual las maldiciones llegarían al inframundo, en donde los dioses chtonic realizarían los pedido en las tablas.

¿Quién emitía las maldiciones?

La escritura en las tablas malditas es clara y la prosa elocuente, lo que sugiere que un escritor profesional de maldiciones las creó. Esta persona, que probablemente realizaba otros servicios supernaturales – como encantamientos, maleficios y conjuros – probablemente fue contratado con alguien que trabajaba en la industria de cuidar de las tabernas.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente