La agencia de noticias rusa Tass, informa que el cosmonauta ruso Anton Nikolaevich Shkaplerov, encontró algunas bacterias desconocidas en la superficie exterior de la Estación Espacial Internacional.

Las muestras serán analizadas tomando en cuenta las dos versiones brindadas por los profesionales espaciales, uno de ellos es el astronauta ruso que “cree que los microorgaismos proceden del espacio exterior y por otra parte  la mayoría de los especialistas quienes creen que han llegado hasta allí desde nuestro planeta de forma accidental.

Este hecho recuerda lo ocurrido el pasado abril de 2017 cuando en uno de los canales de ventilación de la estación espacial se detectó un microorganismo desconocido. Para ese entonces los técnicos del laboratorio NASA’s Jet Propulsion Laboratory (JPL), llegaron a la conclusión que se trataba de una bacteria terrestre que había acabado mutando tras adaptarse al complejo sistema espacial.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente