Templo Kukulkan. Por: Daniel Schwen.

La pirámide maya a la que los conquistadores españoles llamaban El Castillo era el majestuoso Templo de Kukulkán, en Chichen Itzá, los arqueólogos se han adentrado en los corredores inferiores de la construcción, y han descubierto que uno de ellos estaba cerrado por asuntos naturales.

Un georadar permitió descubrir que al final del corredor hay humedad, lo que significa que da a una formación geológica llena de agua. Esto ha sido tema común en algunas construcciones mayas que están conectadas entre si.

El hallazgo de numerosos restos de niños en la zona, ha hecho pensar a los arqueólogos que allí se realizaban sacrificios humanos, porque ese túnel sellado sería probablemente un pasadizo que conducía al inframundo, según las creencias mayas y por tal motivo querían apaciguar a los demonios que allí reinaban.