Un extenso informe de la agencia de medios EPA, revela los resultados investigativos de un grupo de científicos de La Universidad de Wits, en Sudáfrica, quienes demoraron 20 años excavando, limpiando y uniendo, todos los huesos de “Little Foot” (Pie Pequeño), como fue apodado este esqueleto del género extinto de primates australopitecos.

Se calcula, según las investigaciones y el informe presentado a la prensa internacional por parte del por el profesor Ron Clarke, del Instituto de Estudios Evolutivos de la mencionada Universidad, que estos restos  oseos corresponden a alguien que pudo haber caminado en la tierra hace más 3,67 millones de años. El insólito descubrimiento deja en segundo lugar a Lucy, el esqueleto de un homínido de la especie Australopithecus afarensis, de 3,2 a 3,5 millones de años de antigüedad,​ descubierto en Etiopía por el estadounidense Donald Johanson el 24 de noviembre de 1974.

Este hecho confirma la tesis presentada por los científicos involucrados en el caso, quienes consideran que  los antepasados de la humanidad evolucionaron por una zona de África mucho más amplia de lo que se pensaba, y que habrían muchas más especies de lo previsto. “Este es uno de los descubrimientos fósiles más notables realizados hasta hoy en la historia de la investigación del origen de la humanidad y es un privilegio descubrir un hallazgo de esta importancia hoy en día”, asegura Clarke en el comunicado.