Lewis Hamilton ha roto motor en el Gran Premio de Malasia. El piloto inglés lideraba la carrera con solvencia cuando a falta de 15 vueltas para el final su motor ha dicho basta. Su abandono le ha privado de 25 puntos que hubieran sido cruciales para reforzar su posición en el Campeonato de Pilotos.

Hamilton había comandado la carrera desde el mismo momento de la salida, cuando un toque entre Nico Rosberg y Sebastian Vettel había dejado tocado a su principal rival por la corona. Posteriormente los pilotos de Red Bull se erigieron en sus perseguidores, aunque Lewis supo mantenerlos a raya con su Mercedes.

El ‘KO’ de Hamilton deja a Mercedes a las puertas de dos récords: el de más victorias consecutivas (estaban a una de las 11 de la McLaren de 1988) y el de porcentaje de victorias en una misma temporada (ahora sólo pueden aspirar a 19 de 21, 90%, por el 94% de la McLaren de 1988).