El jefe del Gobierno de Túnez, Youssef Chahed, firmó un decreto que prohíbe el acceso a las oficinas gubernamentales e instituciones públicas a las personas con el rostro cubierto, incluidas las mujeres que visten el niqab, informó la emisora tunecina Mosaique FM.

Se subraya que la medida afecta solo a las personas con el rostro tapado que quieren entrar en las oficinas estatales.

​Esta prohibición está en vigor también en Francia, Bélgica, los Países Bajos, Suiza y otros países europeos, así como en Argelia, donde las autoridades prohibieron a las mujeres llevar el niqab incluso en lugares de trabajo.