Hoy con el corazón dispuesto a entregarles una bella oración como el mejor regalo para esta época. Es una oración que se debe hacer en familia, no solo durante esta época navideña o año nuevo para dar gracias y honrar al invitado de honor de estas celebraciones, sino que debe ser una bella costumbre diaria, pues los hogares que oran juntos permanecen juntos.

Así como Jesús se despojó de su condición divina para volverla humana, en esta celebración nos invita a que nos despojemos del orgullo, de la ira, de la soberbia, de la prepotencia, del odio, de la autosuficiencia, de las malas palabras, de los gritos, los insultos, la ofensa, la falsa religiosidad, la murmuración. Ese es el mundo que se debe terminar a partir de hoy y por ello ha llegado el tiempo de reunirnos todos y hacer una oración en familia que parta desde lo más profundo de nuestro corazón invitando a Jesús a entrar a tu hogar, a tu familia, a tu vida, a tus finanzas, a tu empresa, a tu hogar, a tus sueños, a la obra de tus manos, a tu liderazgo, a tu salud, a tus generaciones.

¿Quieres hacer esta oración en familia y permitir que se abran las ventanas de los cielos? si tu respuesta es afirmativa, coloquen sus manos en el corazón o en la posición que asumen cuando están orando; pídele a quienes te acompañan que cierren sus ojos y que repitan de manera pausada esta oración; si estas con los tuyos abrázalos y dile a tu Dios de manera audible, con tus propias palabras lo siguiente: Amado Dios de Abraham, de Isaac, de Moisés, de Jacob; tu palabra dice que en donde hay dos o más reunidos en tu nombre, tu estas allí en medio de ellos; hoy sabemos que tu estas aquí en medio de nosotros; empieza a moverte con poder; envía tu Espíritu Santo para que nos unja y nos llene, que todos seamos llenos de tu santo espíritu. Precioso niño Jesús con tu infinito amor y bondad ilumina nuestros corazones, cólmanos de dicha y de bendición; que esta noche de paz, noche de amor sea tan solo el comienzo de tiempo pleno de éxitos en Cristo Jesús. Que como familia vivamos una experiencia más intensa de amor y de unión familiar y que ese divino niño Salvador nuestro venga pronto para enseñarnos la prudencia que nos hace verdaderos sabios, niño tan precioso, dicha del cristiano, mi constante amigo, mi divino hermano.

Divino niño Jesús levanta tu mano y bendice a todos y cada uno de los que aquí nos encontramos, bendice nuestra familia, a los enfermos,(nómbrelos) bendice la obra de nuestras manos, bendice nuestro liderazgo, bendice por favor a los más necesitados de tu misericordia, a los que tienen un pesebre por casa, a los que ni siquiera eso tienen porque lo han perdido todo, a los damnificados de nuestro país, a quienes perdieron de manera absurda a sus familiares y pasaran una navidad y año nuevo muy tristes a causa de sus desgracias; bendice los corazones solidarios y generosos que nos brindan su apoyo en esta época, a nuestros seres queridos, a nuestros vecinos , amigos, habitantes de calle, para hacerles más llevadera sus cargas. Que en esta noche todos entiendan que mientras más dan, más reciben y que de lo que siembran se recoge.
Bendice a todos los niños, estos pequeños amigos tuyos, a los de nuestra familia (nómbrelos) ellos representan la inocencia y el amor divino del niño Jesús; que estos niños se acerquen a los pies del maestro, que te conozcan, te amen, te sigan, te teman, que esta generación sea para ti.

Bendice a las personas que tú nos regalaste como familia (nómbrelos) que todos entendamos que lo más importante en la vida es que Dios habite en nuestros corazones y que nos sea revelado cual es el verdadero propósito de Dios para nuestras vidas y ello se convierta en la principal meta y en la más grande bendición para bendecir a otros. Que el padre Todopoderoso y eterno nos bendiga siempre abundantemente; que la sangre preciosa de su amado hijo Jesús sea rociada como lluvia que riega toda nuestras casas y las casas de nuestra familia, que los aires espirituales de nuestros hogares sean de paz, sean limpios y abiertos para que tu reino y tu poder sean establecido en nuestras casas y en todas las áreas de nuestra vida

Amado Señor restaura por favor los hogares que en este año fueron destruidos precisamente porque no te conocen de verdad y porque permitieron que el enemigo tomara el control de sus hogares. Nada es imposible para ti, tú puedes hacerlo; declaro en fe que mi hogar, mi familia son para ti, que tú tomas ahora el control de ella, que nos tomaremos de tu mano, que tú nos pastorearas y que estando a tu lado nada nos faltara y que todo aquello que el enemigo nos arrebató durante este año, Tu lo devolverás multiplicado.

Señor gracias por tenernos aquí reunidos en familia esta noche, gracias por este año más de vida que podemos disfrutar de tu misericordia, gracias por animarnos, por iluminar con tus palabras nuestro confuso entendimiento, Señor tu palabra nos enseña que es tiempo de ponernos a cuentas a través de la reconciliación, por ello hoy pedimos perdón a cada miembro de nuestra familia por nuestros errores, por fallarles, por ausentarnos, por no dar más de lo que podemos brindarles, por excusarnos, por el daño que has causado, por el bien que has dejado de hacer, por las palabras hirientes y hasta por las palabras que has callado por cobardía o por orgullo y de entender que el perdón no es una opción sino la mejor decisión que hoy podemos tomar.

Finalmente reconocemos Señor Jesús que tú eres nuestro único y suficiente Salvador y te pedimos que escribas mi nombre y el de mi familia en el libro de la vida que está en los cielos y no lo borres de allí nunca jamás. Recibe esta oración y nuestra obediencia a tus mandamientos como el mejor regalo que podemos entregarte. Gracias Señor Jesús por permitirnos estar hoy delante de ti; que en esta navidad se convierta cada deseo en flor, cada dolor en estrella, cada lagrima en sonrisa, cada corazón en dulce morada para que cada uno de los miembros de nuestra amada familia te reciban y podamos también recibir el gozo que tu das a quienes te aman, te buscan, te siguen. Que este mensaje que hoy hemos recibido a través de esta oración toque sus corazones y cumpla el propósito para el cual tú la has enviado. Que la bendición del Padre, del hijo y del espíritu santo nos acompañe hoy y siempre. AMEN & AMEN. (Un fuerte aplauso para El y abrazos entre todos)

Mi sentimiento de gratitud por el interés y el tiempo que apartaron para realizar esta oración. Espero que este regalo haya sido de vuestro agrado y que así como lo recibiste, así mismo lo compartas con quienes crees lo necesitan. Una feliz navidad y próspero año nuevo 2019, que este sea el año de la buena voluntad de Dios para sus vidas en todo lo que emprendan, son los deseos de Carlos Alberto Arias Baquero y familia.