Hipertensión arterial, un mal silencioso

1288

¿Qué sabemos de la hipertensión arterial?

Usualmente en Colombia y el mundo existen personas adultas que aún no son diagnosticadas con hipertensión, lo que no sabemos es que uno de los mayores peligros de la hipertensión arterial es que se trata de un mal silencioso. Una persona puede llegar a tener la tensión arterial elevada y no mostrar ningún tipo de síntoma que nos lleve a sospechar o simplemente síntomas que pasen por desapercibidos como un simple dolor de cabeza o un mareo repentino. Por ello lo indicado es tomarse cada cierto tiempo la Tensión Arterial (TA), sobre todo si se tienen antecedentes familiares con hipertensión arterial, sobrepeso o diabetes.

Según la organización mundial de la salud (OMS), la incidencia de la hipertensión se ha duplicado en los últimos 5 años a nivel de todas las clases sociales. Se estima que entre el 20% y 40% de la población adulta en la Región de las Américas padece hipertensión y a nivel mundial, de las personas que padecen hipertensión, solo el 57% conoce su condición.

Diferencias según el sexo:

Antes de la menopausia, que se conoce como una etapa en la vida de la mujer que indica el cese de la menstruación, hay menos mujeres hipertensas que varones. Después de la menopausia, la mujer aumenta la prevalencia de hipertensión e incluso supera a la de los hombres, pero a que se debe este cambio? Probablemente está relacionado directamente con la disminución de los estrógenos tras la menopausia, que son básicamente hormonas que tienen una función de protección cardiovascular.

La tensión arterial varía dependiendo del nivel de mar: Las grandes alturas, favorece el aumento de la tensión arterial, a comparación de las personas que viven al nivel del mar ya que se reduce la tensión arterial. Por eso no es recomendable el alpinismo o deportes de montañas para los hipertensos. En algunos pacientes, la estancia en la playa, pueden reducir la tensión arterial y a veces disminuir la necesidad de medicamentos para su control es por eso que pacientes que vivan en alturas significativas lo recomendable es que tengan unas muy largas vacaciones por las costas.

La tensión arterial y el estrés:

La tristeza, la alegría, el dolor, el miedo y todo lo que encierre emociones pueden modificar los niveles de tensión arterial. El estrés genera un aumento mantenido de las hormonas del estrés como el cortisol y esto nos puede llevar a elevaciones significativas dela tensión arterial. Las personas que manejan el estrés, por lo general suelen tener aumento de las cifras de (TA), durante las horas de trabajo, manteniendo las cifras de tensión arterial prácticamente normal fuera de estas horas.

El esfuerzo físico y la presión arterial:

Durante el ejercicio físico es normal que en nuestro cuerpo se produzca un aumento de la tensión arterial, sin alcanzar elevaciones exageradas por la exigencia de mayor aporte de oxígeno al sistema muscular durante el ejercicio. Cuando el ejercicio finaliza en condiciones
fisiológicas se produce una disminución de la presión arterial y por ello, hacer ejercicio físico de forma moderada es altamente recomendable y forma parte del tratamiento de la hipertensión arterial, tanto por sus efectos beneficiosos sobre la presión arterial, como sobre los otros factores de riesgo cardiovascular como son la obesidad, la diabetes y la hipercolesterolemia.

Sigue al columnista Tulio Sotomayor en: @tasmedina_

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente