El pasado lunes, un hombre aterrorizó a los médicos, enfermeros y pacientes del Hospital Municipal Miguel Couto, de Río de Janeiro, en Brasil.

El sujeto ensangrentado y sin camisa decía estar poseído por “lucifer”. La herida que presentaba en el rostro era producto de un balazo en la boca. Se movía como si no tuviera el control de su propio cuerpo, reseñó La Patilla.

Uno de los presentes le rezó un Padre Nuestro para exorcizarlo, pero no dio resultados. Aparentemente el hombre estaba bajo los efectos de potentes drogas. Cuando los enfermeros lograron contenerlo, lo sedaron. El video del extraño episodio se hizo viral en redes sociales.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente