Pablo Blesa llegó a las oficinas de Edelap, en La Plata (Argentina), con toalla al hombro. La particular protesta fue efectiva y una cuadrilla de la compañía fue a reparar el transformador que lo tuvo sin servicio por varios días.

Después de varios días sin energía y sin agua, Pablo Blesa no tuvo más opción que ir a las oficinas de Edelap, en la ciudad de La Plata (Argentina), para bañarse.

Llegó al sitio y preguntó dónde quedaba el baño. Los empleados, asombrados por el hombre que llegó con una pantaloneta de Boca Junior y una toalla al hombro, no tuvieron más opción que indicarle dónde estaba la ducha.

Blesa, junto a su familia, llevaban días sin contar con el servicio de agua debido a que una falla en el suministro de energía tampoco permitía utilizar la motobomba para que el líquido llegara al hogar.

Todo parece indicar que el afectado estuvo reclamando a la empresa para que arreglaran su problema, sin embargo, no había una respuesta por parte de compañía. Blesa, que es profesor universitario, no encontró otra alternativa que ir hasta las oficinas de la empresa de energía.

De acuerdo con información del portal Infobae, la particular protesta fue efectiva y a las pocas horas una cuadrilla de Edelap estaba en su domicilio arreglando un transformador para restablecer el fluido eléctrico.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente