Huérfano que perdió sus dos brazos durante la horrible guerra de Irak comparte su alegría en el nacimiento de su hijo

307

La alegría de Ali contrasta marcadamente con las horrendas imágenes de sus quemaduras de primer grado después de que su hogar en Bagdad fue golpeado por un misil estadounidense en la Guerra del Golfo en 2003. Los médicos tenían pocas esperanzas para Ali Abbas, quien a los 12 años, mientras yacía en la cama del hospital cerca de la muerte, solo pensaba en su desgracia, pero después de la ayuda de generosos médicos expertos, Ali sigue aquí y ahora con su hijo.

15 años después de la explosión de la bomba que acabó con toda su familia, el joven de 27 años es ahora el orgulloso padre del bebé Yusuf, un niño que nunca creyó que tuviera.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente