Eran unos animales gigantes, aves como no se conocen en los tiempos modernos, medían 3 metros y pesaban unos 500 kilos. Parece que coexistieron con los humanos, que contribuyeron a su extinción.

El análisis de los huesos del ave más grande del mundo reveló que los humanos llegaron a Madagascar más de 6.000 años antes de lo que se pensaba, según un estudio publicado en Science Advances.

Un equipo de científicos dirigido por la organización internacional de conservación ZSL (Zoological Society of London) descubrió que los huesos antiguos de las extintas aves elefante de Madagascar (Aepyornis y Mullerornis) muestran marcas de corte y fracturas de depresión consistentes con la caza y la carnicería de humanos prehistóricos. Utilizando técnicas de datación por radiocarbono, el equipo pudo determinar cuándo se había matado a estas aves gigantes, y volvió a evaluar cuándo los humanos llegaron a Madagascar por primera vez.

La profesora Patricia Wright, de la Universidad de Stony Brook y coautora del estudio, asegura que “este nuevo descubrimiento cambia nuestra idea de las primeras llegadas de humanos a esta isla. Sabemos que al final de la Edad de Hielo, cuando los humanos solo usaban herramientas de piedra, había una grupo de humanos que llegaron a Madagascar. No sabemos el origen de estas personas y no lo haremos hasta que encontremos más evidencia arqueológica, pero sabemos que no hay evidencia de sus genes en las poblaciones modernas. La pregunta sigue siendo: ¿quiénes eran estas personas? ¿Y cuándo y por qué desaparecieron?”.

Investigaciones anteriores sobre huesos de lémures y artefactos arqueológicos sugirieron que los humanos llegaron por primera vez a Madagascar hace 2.400-4.000 años. Sin embargo, el nuevo estudio proporciona evidencia de la presencia humana en Madagascar hace 10.500 años atrás, haciendo que estos huesos de elefante modificados sean la evidencia más antigua conocida de humanos en la isla.