Humvee C-Series: el renacimiento del Hummer

135

Se producirá por VLF Automotive en Auburn, Michigan
Humvee Export es la empresa detrás del renacimiento

Siete años después de su cese en la producción, el Hummer volverá a ser producido de la mano de VLF Automotive, para la compañía Humvee Export, con el nombre de Humvee C-Series.

General Motors fue la que convirtió el todoterreno militar en un vehículo civil, del que se hicieron tres modelos: el H1, el H2 y el H3. Pero hace ya siete años que dejó de producirse. Sin embargo, un grupo de entusiastas del vehículo fundó la compañía Humvee Export, y decidió que era hora de devolver a la vida al Hummer.

Pero la marca Hummer es todavía propiedad de General Motors, así que los nuevos vehículos se llamarán Humvee, y será muy fiel al vehículo militar original. Para construirlo se han puesto en contacto con un exdirectivo de General Motors, Bob Lutz, que ahora dirige una empresa propia, VLF Automotive.

A VLF Automotive la conocéis porque tiene a Henrik Fisker en su equipo, o por modelos como el VLF Force 1. La idea de la compañía nunca fue construir estos todoterreno, pero tienen la logística y la industria necesaria para hacerlo, y van a comenzar con ello.

El proyecto da inicio con la construcción de cien ejemplares del denominado C-Series, la mayoría de los cuales irán dirigidos a ricos compradores de China, pero con la mirada puesta en volver al mercado europea, así como el africano y de Oriente Medio.

El coche será casi idéntico al H1, y se pudo ver un anticipo en el Salón del Automóvil de Shanghai. Equipará motores de 6.5 litros V8 diesel con potencias de 190, 205 y 250 caballos, así como un motor gasolina de 6.2 litros V8 de 430 caballos, con cambio automático.

Esperan tener acabados los primeros Humvee C-Series antes de que acabe el año, con la fábrica de VLF Automotive en Auburn, Michigan, trabajando a pleno rendimiento para cubrir todos los proyectos.

La bestia todoterreno ha renacido.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente