El presidente de Rusia, Vladimir Putin, sufrió una estrepitosa caída durante un partido benéfico de hockey sobre hielo en Sochi.

Putin anotó 10 de los 14 goles de su equipo, con una victoria que celebraba saludando a los espectadores en un recorrido por la pista de hielo en paralelo a las gradas, pero no notó que había una alfombra, lo que le produjo la caída.

Sin embargo, esto no inmutó al mandatario ruso, rápidamente se levantó y continuó saludando a los presentes como si nada hubiera sucedido.

Putín jugó con el número 11 y demostró, una vez más, grandes habilidades sobre el hielo.