Una escena completamente inusual en un tejado de un edificio en Córdoba, Argentina. Un grupo de albañiles está trabajando para fijar una viga a la pared cuando descubren un error imperdonable.

Los albañiles no se dieron cuenta de que habían pasado la viga entre los peldaños de una escalera y terminaron riéndose amargamente.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente