Impiden a la CNN y al New York Times asistir a una rueda de prensa

Los excluyó el vocero de la Casa Blanca. El sitio de extrema derecha Breitbart News sí participó.

318
Periodistas se retiran luego de que algunos medios fueran excluidos de una rueda de prensa en la Casa Blanca.

En una acción sin precedentes en la historia moderna de los Estados Unidos, la Casa Blanca impidió ayer el acceso de la cadena CNN y de los diarios The New York Times y Los Angeles Times a una rueda de prensa de Sean Spicer, el vocero de Donald Trump.

Los sitios de noticias Politico y BuzzFeed también fueron excluidos del encuentro, al que sí entraron el portal de extrema derecha y mucho menor audiencia Breitbart News, y los canales conservadores Fox News y One America News Network.

“Es una decisión inaceptable de la Administración Trump. Aparentemente es la forma que tienen de responder cuando se informa sobre hechos que no les gusta ver en los medios. Seguiremos informando a pesar de todo”, publicó la CNN en un comunicado oficial. Durante el encuentro con los medios que sí entraron (la agencia de noticias Associated Press y la revista Time habían sido incluidas pero decidieron no asistir como un acto de boicot contra la medida), el jefe de prensa Spicer defendió su decisión alegando que la Casa Blanca había demostrado “mucha accesibilidad”: “De hecho, hemos ido más allá, haciendo que nuestros equipos y nuestra sala de prensa sean más accesibles de lo que posiblemente hayan sido con otra administración”.

Los gobiernos republicanos y demócratas suelen convocar a reuniones con grupos de periodistas previamente seleccionados, pero este encuentro fue anunciado como la rueda de prensa diaria habitual, por lo que debía estar abierta a todos los reporteros acreditados. Poco antes del encuentro, Trump había descrito a la prensa como “el enemigo del pueblo”. Como no tienen fuentes, argumentó en un acto político en Washington, “se las inventan”.

La Asociación de Corresponsales en la Casa Blanca anunció que presentaba una protesta por la decisión. “Pedimos a los medios que sí fueron autorizados que compartan el material con los que no entraron. El consejo seguirá hablando de esto con el personal de la Casa Blanca”, dijeron en un comunicado.

“En nuestra larga historia cubriendo administraciones de diferentes partidos en la Casa Blanca, nada como esto había ocurrido jamás”, escribió Dean Baquet, editor ejecutivo de The New York Times. “El acceso irrestricto de la prensa a un gobierno transaparente es obviamente un asunto crucial para el interés nacional”, dijo también.

En una decisión también inédita, el diario The New York Times ha decidido pagar un aviso en la ceremonia de entrega de los premios Oscar este domingo, con una serie de reflexiones sobre la verdad . “La verdad es dura; la verdad es difícil de encontrar; la verdad es difícil de saber; y la verdad es ahora más importante que nunca”, termina el comercial con letra de imprenta.

Hacía más de diez años que el diario no gastaba dinero en una campaña de publicidad por televisión. Según los directivos de The New York Times, probablemente esta sea la primera vez que ponen un aviso durante un segmento de tanta audiencia. De acuerdo con la página Politico.com, treinta segundos de publicidad durante la ceremonia de los Oscar pueden costar hasta 2,5 millones de dólares, a cambio de llegar a una audiencia de entre 34 y 44 millones de espectadores.

La semana pasada Trump denunció que percibía un “tono” de “odio” de los medios hacia él, en particular desde la CNN. “El público ya no les cree”, respondió al corresponsal de la cadena en la Casa Blanca, Jim Acosta. El presidente republicano aprovechó el acto de nominación de Alexander Acosta como ministro de Trabajo para volver a insultar a grandes medios de comunicación: se refirió a The New York Times como “fallido”, acusó a la CNN de “noticias falsas”, y tildó de “desagradecido” a The Wall Street Journal.