La canciller alemana, Angela Merkel, inauguró hoy el parque eólico de Arkona, la mayor infraestructura construida hasta el momento sobre la costa del mar Báltico.

Merkel dijo en su discurso que las energías renovables ya están fuera del nicho de mercado y que se convertirán en el núcleo del suministro energético.

En 2030, el 65 por ciento de la electricidad generada en Alemania procederá de energías renovables, señaló la canciller alemana.

El parque eólico, situado a 35 kilómetros al noreste de la isla de Rügen, tiene una potencia de 385 megavatios, suficiente para abastecer a 400.000 hogares.

El grupo energético alemán Eon y el grupo noruego Equinor realizaron el proyecto en cooperación.

Según Eon, el parque eólico, que cuenta con 60 aerogeneradores, fue construido en un tiempo récord de 14 meses. La construcción del proyecto, que costó 1.200 millones de euros (1.350 millones de dólares) comenzó en agosto de 2017.

La electricidad generada fluirá a través de tres cables submarinos de 90 kilómetros de longitud hasta la estación transformadora de Lubmin, en el estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, y de allí será suministrado a los consumidores.