Una conflagración se generó en la noche del pasado martes en la vereda San Pablo ubicada en el municipio de Pasca, Cundinamarca. Debido a las denuncias por parte de la comunidad, este miércoles 21 de agosto, tres unidades de bomberos se desplazaron hasta el lugar.

Según información brindada por el capitán Giovanni Rodríguez, comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del municipio de Silvania, la conflagración ya se había extendido por dos hectáreas de bosque.

Pese a las actividades para controlar las llamas, los vecinos de San Pablo han denunciado que el incendio continua.

Frente a esta situación de emergencia que se suma a los múltiples incendios que han ocurrido en el último mes, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) se manifestó.

Rafael Robles, vocero de Gestión de Riesgo de la CAR, resaltó que estos incendios que se han presentado afectan los ecosistemas y por lo tanto degradan la calidad de los bosques y de los recursos naturales.

“Hacemos un llamado a toda la población para que se abstenga de hacer actividades que contengan fuego y que puedan llegar a afectar los bosques (…) en caso de ver algún incendio, alguna llama o alguien que los esté generando por favor dar aviso”, expresó Robles.

Ola de incendios en Cundinamarca y Boyacá.

Debido a la temporada seca que enfrenta el país, sumado a los vientos de agosto, en el último mes se han presentado varios incendios forestales.

Los municipios que registran mayor afectación son Soacha, Caparrapí, Nocaima, Útica, Bojacá y la zona montañosa del área rural de Bogotá, así como la reserva forestal protectora Bosque Oriental. Por su parte Ricaurte, Tocaima y Girardot, son las poblaciones con mayor índice de riesgos por incendio.

Este jueves se mantienen activos dos incendios, uno en el municipio de Nilo y otro en el municipio de Pasca.

En Saboyá y San Miguel de Sema en Boyacá; y en Guataquí y Villagómez en Cundinamarca, este miércoles fueron controladas las conflagraciones que afectaban a esas poblaciones.