Durante el mes de la incontinencia Retoma el Control, comunidad de pacientes, se une a esta campaña en donde se busca promover que esta condición sea tratada adecuadamente y que el paciente no sufra en silencio.

Retoma el control, brinda visibilidad, orientación y esperanza a quienes están viviendo con esta condición con consejos útiles, herramientas y tips para identificar qué tipo de incontinencia se tiene y cómo afrontarla.

Con ellos, los pacientes pueden conectarse con personas que estén en su misma situación, compartir su historia, conocer sobre cómo tener una mejor calidad de vida y estar actualizados sobre los últimos avances en cuanto a tratamientos existentes, médicos especializados y responder todas esas preguntas que surgen luego del diagnóstico médico.

Síntomas.

Escape de orina, aumento de la frecuencia al orinar, debilidad progresiva de la cantidad de orina o urgencia de llegar rápido al baño, son el primer paso para detectar la incontinencia, enfermedad con tratamiento médico especializado realizado por Urólogos o Coloproctólogos.

En Estados Unidos, según cifras ofrecidas por Retoma el Control, uno de cada seis adultos padece de incontinencia urinaria y ocho de cada 100 puede presentar incontinencia fecal. Además, una de cada cuatro mujeres mayores de 35 años y uno de cada cuatro hombres mayores de 40 años padecen esta enfermedad, que se caracteriza por una pérdida de control de la vejiga e intestino.

Tipos de incontinencia:

  • Incontinencia de esfuerzo.
    La incontinencia de esfuerzo o de estrés, se relaciona con las actividades físicas. Pues se produce una pérdida repentina de orina cuando hay un aumento de la presión sobre la vejiga por actividades como toser, estornudar o levantar algo. La incontinencia de esfuerzo es causada por músculos debilitados o deteriorados del suelo pélvico. Es importante resaltar que existen diversos tratamientos, desde la rehabilitación y fortalecimiento de estos músculos, hasta la realización de una intervención quirúrgica.
  • Incontinencia de urgencia.
    El daño a los músculos o nervios que controlan la vejiga puede resultar en incontinencia de urgencia, caracterizada por una necesidad urgente de ir al baño muchas veces hasta el punto en que no puede llegar a tiempo. La incontinencia de urgencia generalmente es causada por una vejiga hiperactiva (los músculos se contraen de forma involuntaria antes de que se llene la vejiga), en raras ocasiones, la causa no se descubre.
  • De esta misma forma, existen otros síntomas de vejiga hiperactiva como lo son: síntomas de urgencia frecuencia, en donde las personas que la padecen tienen la necesidad constante de dirigirse al baño, puede que estas personas no presenten perdidas de orina, pero su calidad de vida está constantemente afectada por su necesidad excesiva y recurrente de ir al baño, incluso en las noches, haciendo que su ciclo del sueño, su vida social y familiar se vea interrumpida perjudicando su calidad de vida.
  • Incontinencia Mixta.
    La incontinencia urinaria mixta es una combinación entre los síntomas de la incontinencia de esfuerzo y de urgencia. Se da cuando se sufren varios tipos de incontinencia. Algunos síntomas se evidencian con pérdidas de orina al toser, estornudar y existe una necesidad urgente de ir al baño.
  • Incontinencia Dual.
    Se presenta cuando un paciente tiene incontinencia urinaria y fecal, puede ser tratada por el urólogo o el Coloproctólogo.

¡La incontinencia tiene cura!

El Tratamiento Funcional: Terapia de control de la vejiga o intestino entregada por el sistema de Neuromodulación Sacra

Es una terapia que ha sido usada para tratar problemas de control de la vejiga por casi 20 años y más de 375.000 personas a nivel mundial han recibido este tratamiento.
Se cree que el fallo de comunicación entre el cerebro y los nervios del sacro causa los problemas de control de la vejiga y los músculos involucrados en la micción. La terapia restaura la función normal de la vejiga estimulando suavemente los nervios sacros, instalando un pequeño electrodo cerca de la raíz sacra. Si el paciente responde adecuadamente a la terapia, el dispositivo se pone debajo de la piel. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, de muy bajo riesgo y completamente reversible.

Muchas personas que tienen incontinencia creen que deben vivir con ella sin poder hacer nada al respecto. La verdad es que los tratamientos hoy en día para esta condición han mejorado en los últimos años y muchos pacientes pueden vivir sin sentir las consecuencias de esa condición.

Es importante que en este día las personas conozcan que esta no es una condición normal asociada al envejecimiento, que tiene solución y que existen varias escalas para tratarla, de la mano de los especialistas que brindan la información y los tratamientos personalizados dependiendo cada caso.